La desplazada conducción del PJ Nacional encabezada por el diputado José Luis Gioja le habría expresado a la Comisión de Acción Política que una vez restituido el control partidario por parte de la justicia, se evalúe la posibilidad de llamar a una elección interna donde se elija una nueva conducción "que sea representativa y ejerza el liderazgo" dentro del peronismo.

El sector encabezado por el sanjuanino tiene la íntima convicción -merced a información procedente de fuentes tribunalicias y a la propia intuición-, que ya sea en las próximas horas o tras el receso vacacional de invierno, la Cámara Nacional Electoral finalmente le terminará devolviendo el partido a sus autoridades electas.

Una vez lograda la tan ansiada restitución, se analizará la conveniencia de convocar de manera extraordinaria a una elección de la conducción partidaria, tal como ocurriera en el año 1987 durante la gestión de Antonio Cafiero, cuando en medio de la gesta de la renovación peronista, por primera y única vez en la historia del partido, se lograra elegir candidato a presidente y vice merced al voto directo de los afiliados.

"En el Congreso de Ferro una de las cosas que le pidió Gioja a la Comisión de Acción Política fue que evalúe la posibilidad de llamar a una elección interna partidaria como la del año 87, pero no para elegir candidato, sino una nueva conducción que sea representativa y que ejerza fundamentalmente el liderazgo dentro del peronismo", dijo una fuente del PJ del interior del país, consultada por BAE Negocios.

"El tipo que emerja como nuevo presidente del Consejo Nacional -ya con la hipótesis del partido restituido-, se convertirá en el nuevo líder del peronismo y tendrá como misión ordenar el desbande, e incluso, hasta quizás sea el candidato a Presidente", advirtió el dirigente de peso consultado, quien dijo que ese sería el marco ideal en el que todos los candidatos puedan dar la batalla por la conducción.

El otro tema que en las próximas semanas podría marcar la agenda partidaria, está referido a que una vez repuesto de la intervención, el PJ nacional avanzaría en un pedido de jury político contra la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini, por lo "sesgado y parcial" de los argumentos esgrimidos al momento de dictar el fallo de intervención del partido, en el que colocó a su frente al dirigente gastronómico Luis Barrionuevo.

En la dirigencia del justicialismo reina un gran malestar respecto a los jueces de la Cámara Nacional Electoral Alberto Dalla Vía y Guillermo Corcuera, porque no conciben que tras un dictamen tan contundente como el emitido por el del fiscal Jorge Di Lello, haya existido una demora tan extensa sin el dictado de una resolución que le pusiera fin a una intervención tan amañada.

Quien esbozó esta pretensión, fue un ex senador nacional el que reiteradamente suele ser consultado sobre temas jurídicos.

La dirigencia encolumnada tras el ex gobernador de San Juan está convencida en que existe una enorme posibilidad de vencer al oficialismo: "Cuando el partido nos sea restituido se le va a acabar al gobierno el lamento de que no tiene interlocutores. Hoy lo puede decir porque ante la atomización del PJ, efectivamente no hay un líder", señaló otro dirigente, en este caso de la provincia de Buenos Aires.

"El flaco dice que con el 70 o 75 por ciento de unidad, el PJ con algunos aliados está en condiciones de ser competitivo y ganarle una elección a cualquier candidato que ponga Macri, e incluso al propio Macri", concluyó entusiasmado.