Turquía comete un error al negarse a apoyar la adhesión de Suecia y Finlandia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), declaró el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

"Sería un error que Turquía siga utilizando estas negociaciones para obtener ventajas en su interés nacional. Este es un momento en el que todos debemos unirnos. Es importante que la OTAN se refuerce con la incorporación de los dos países", dijo Mitsotakis en su intervención en el Foro Económico Mundial de Davos.

También subrayó que no se necesita otra fuente de inestabilidad geopolítica en el Mediterráneo oriental, y, según él, es importante tener un periodo de calma y estabilidad.

Cuando se le pidió que comentara el número sin precedentes de sobrevuelos de cazas turcos sobre las islas griegas, el primer ministro lo calificó de inaceptable, y señaló que "planteará esta cuestión en cada oportunidad que se presente hasta que Turquía cambie su comportamiento".

"Si el presidente (turco, Recep Tayyip) Erdogan piensa que no voy a defender la soberanía de Grecia y nuestros derechos soberanos o que no voy a internacionalizar que Turquía se comporta como una potencia revisionista, entonces tiene una impresión equivocada", enfatizó Mitsotakis.

El presidente turco afirmó antes que Mitsotakis rompió los acuerdos alcanzados con Ankara, en los que se decidió no involucrar a terceros países en sus relaciones.

La operación militar lanzada por Rusia en Ucrania el pasado 24 de febrero obligó a Estocolmo y Helsinki a replantearse su tradicional política de neutralidad e inclinó a la opinión pública a favor del ingreso en la Alianza Atlántica.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores ruso advirtió en reiteradas ocasiones que el ingreso de esos países nórdicos en la OTAN implicaría consecuencias tanto para sus relaciones bilaterales con Rusia como para el conjunto de la arquitectura de seguridad europea. Finlandia y Suecia presentaron el 18 de mayo sus solicitudes para adherirse a la OTAN.

Ankara se opone por el momento al ingreso de los dos países nórdicos en el bloque militar, exigiendo que Helsinki y Estocolmo dejen de apoyar al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), proscrito en Turquía por actividad terrorista.

Para incorporarse a la Alianza Atlántica, Finlandia y Suecia necesitan recabar la aprobación unánime de los 30 Estados miembros.

Fuente: Sputnik