El primer motor que encendió a pleno la candidatura presidencial de Roberto Lavagna fue un arco del movimiento obrero. Sus confiables daban por sentado el beneplácito de empresarios y banqueros, empero luego de almuerzos en Gastronómicos, al comando de Luis Barrionuevo, sorprendió gratamente al ex ministro de Economía el respaldo sindical. Algunos arriesgan que allí pasó del "querer ser a ser" parte de la carrera presidencial. "La dirigencia sindical mostró compromiso e interés con lo que proponemos, con las políticas que pensamos y deben hacerse", sostuvo Lavagna en el programa Siempre Noticias (Crónica HD). De esas explicaciones en tiempos de crisis Lavagna ponderó el respaldo de Barrionuevo, el titular de La Fraternidad, Omar Maturano y otros: "Ellos saben que no solo se trata de palabras, les hablamos de políticas para recuperar al país como cuando hace algunos años logramos superar la crisis y tener el 9% de crecimiento anual".