La provincia de Buenos Aires aplicará desde este año una actualización en las valuaciones fiscales de la planta urbana para calcular el valor de las propiedades y definir el impuesto inmobiliario que comienza a vencer en febrero y que tendrá aumentos promedio del 56%.

"El objetivo del revalúo urbano es sincerar la situación actual de los inmuebles y otorgar mayor equidad y progresividad al sistema tributario”, explicó en ese sentido el titular de ARBA, Gastón Fossati. 

También expresó que esta medida  “va en línea con la decisión de reducir gradualmente el peso de los impuestos que son distorsivos para la actividad económica (como Ingresos Brutos, por ejemplo, que genera perjuicios en términos de inversión, producción y empleo), reemplazándolos por tributos que gravan bienes patrimoniales y se vinculan directamente con la capacidad contributiva de los ciudadanos”.

Además, desde el Ejecutivo explicaron que para que la aplicación del revalúo no afecte en forma significativa a los contribuyentes, la Provincia estableció topes que limitan el incremento del impuesto, y modificó las alícuotas que se toman para calcularlo.

Esas alícuotas son inferiores a la de otros años y aumentan de forma progresiva en función de la base imponible, de manera que el monto a pagar de Inmobiliario crece porcentualmente cuanto mayor es la valuación del inmueble.

De esa forma, el promedio de la suba en el Inmobiliario Urbano es del 56%, lo que significa que para la mitad de las viviendas de la Provincia el aumento máximo será de $41 por mes. 

Los topes del aumento del inmobiliario urbano se establecieron según el nuevo valor de las propiedades, y permiten moderar el incremento del impuesto.

Así, las propiedades valuadas en hasta $586.669 tendrán un tope de aumento del 40%, lo que significa que nadie con una vivienda en este rango de valuación pagará una cuota superior a $195. O, en términos mensuales, el monto máximo a pagar de Inmobiliario será de $81 por mes.

En tanto, las propiedades valuadas entre $586.669 y $1.088.071 tendrán un tope de aumento del 50%, y significa que nadie con una vivienda en este rango de valuación pagará una cuota superior a $496. O, en términos mensuales, el monto máximo a pagar de Inmobiliario será de $207 por mes.

A la vez, las propiedades valuadas entre $1.088.071 y $2.531.215 tendrán un tope de aumento del 60%, por lo que nadie con una vivienda en este rango de valuación pagará una cuota superior a $1.392. O, en términos mensuales, el monto máximo a pagar de Inmobiliario será de $580 por mes.

Por último, las propiedades valuadas en más de $2.531.215 tendrán un tope de aumento del 75%, y dentro de este rango, las que tengan una valuación de entre $2.531.215 y $4.800.000 pagarán una cuota máxima de $5.499. O, en términos mensuales, el monto superior a pagar de Inmobiliario será de $2.291 por mes. En tanto, en las valuadas por encima de $4.800.000, ese incremento puede ser superior.