Los industriales alertaron por un contundente efecto en el empleo sectorial ante la avalancha de importaciones que dejó a la balanza comercial en negativo con un récord histórico. Jefes de la UIA admitieron que la falta de control en la inserción inteligente en el mundo que propuso la administración de Mauricio Macri afectó al empleo sectorial y pusieron en duda la incorporación de la Argentina en la cadena de valor mundial por los costos.

La crisis de Brasil, que comenzó a recuperar su actividad pero que aún no logró ser suficiente para traccionar la actividad fabril local, "llenó el mercado local de productos" provenientes del socio del Mercosur. La competitividad por la diferencia de la presión impositiva y los costos laborales con otras partes del mundo puso en punto límite a los emprendimientos locales, especialmente en l0s sectores sensibles.

El CEO y dueño de la textil TN&Platex, Teddy Karagozián, alertó a BAE Negocios que el desbalance comercial por las fuertes importaciones "preocupa a todos los argentinos", y denunció que el país "no puede ser parte de una cadena productiva pues todo lo que tiene mano de obra no somos rentable", a excepción con el sector del software "que paga 70% menos de impuestos al trabajo y sólo 14% de impuestos a las ganancias".

Otro de los líderes de la UIA señaló a la caída del mercado interno como responsable de los problemas del corto plazo para recuperar competitividad. Ese efecto se vio reflejado en la pérdida de los 55.000 puestos de trabajo en el sector industrial desde el 2015 a esta parte. Por caso, las alimenticias están trabajando con márgenes de ganancias "casi nulas", que limitan las inversiones y la creación de nuevos empleos.

El sector de los medicamentos también es otro de los golpeados, que se sumó a la crisis de los sectores sensibles como textiles, calzado y papel y cartón.

Los industriales de la UIA seguirán con atención la puja dentro del Gobierno ante las políticas monetarias del Banco Central. Según especulan, hoy el presidente del BCRA. Federico Sturzenegger, perdió compañía y otro sector podría ganar la pulseada en la idea de fortalecer el consumo para el mercado interno, más allá de mantener la pelea para bajar la inflación.

Si bien los empresarios festejaron la decisión del gobierno de Estado Unidos por el sistema de preferencia de productos argentinos, enfatizaron que esa medida mejorará la relación comercial con el país de Norte América, pero "el conflicto central es la relación comercial con Brasil, que gracias a la exportación de su crisis está logrando salir de sus problemas".