Los empresarios industriales reclamarán un panorama más alentador para la inversión a partir de un plan definido por el Gobierno para el sector fabril. Si bien los integrantes de la UIA elogian la planificación 2020 del Ministerio de Producción, advirtieron que la política monetaria beneficia la renta financiera y pone límites al desarrollo del aparato productivo nacional.

La preocupación es creciente y coincidirá con la Conferencia Industrial que se realizará la semana próxima en Parque Norte. No estará en la agenda formal el problema ya que los lineamientos del máximo cónclave fabril están diseñados para pensar la industria 4.0, con los desafíos a futuro.

Sin embargo, insistirán en transmitirle a los funcionarios de llegada directa al presidente Mauricio Macri que la suba de tasas más la restricción de financiamiento para proyectos de desarrollo fabril retrasará la reactivación del empleo en el sector. El pedido, puntual, es que “la timba financiera no sea un mejor negocio que la inversión en las fábricas”.

“Esperamos la lluvia de inversiones y las reformas son una gran base para que haya jugadores internacionales que vuelvan a confiar en la Argentina de largo plazo. Pero también miran lo que hacemos aquellos que estamos acá y lo cierto es que aún no podemos recuperar la utilización completa de la capacidad instalada”, le dijo a BAE Negocios uno de los integrantes de la mesa chica de la UIA.

Existe, también, cierto rumor de queja por los beneficios que llegaron de manera más directa a otros sectores de la economía, como la construcción, las finanzas y el comercio. Los industriales creen que se debería estar en la etapa “en donde se ponga todo a disposición de las fábricas para volver a ser pujantes y aportar al desarrollo de todos los sectores”, señaló otro ejecutivo.

Los industriales bonaerenses se pusieron a la cabeza del reclamo contra la restricción de beneficios para la industria. “En UIPBA consideramos que la eliminación paulatina, pero que adolece actualmente de falta de cupo, de los créditos para inversión productiva con tasas del 17% anual, es una complicada señal para las pymes industriales”, afirmó el presidente de la entidad e integrante de la mesa chica de la UIA, Mario Gualtieri.

Los fabricantes se esperanzaron con la aparición de “créditos con similares o de mejores características desde el BICE y otras entidades financieras” para que “2018 pueda ser un año de despegue para las tan necesarias inversiones locales”.

“Vemos con buenos ojos el impulso a la nueva ley tributaria y laboral, con la esperanza que otorgue las herramientas para ser más modernos y competitivos. De igual modo, la aprobación por el senado bonaerense de la adhesión a ley de ART nacional También la ley del ICLO que equivale al SECLO provincial, que va en la tendencia de bajar la litigiosidad laboral. Con estos elementos y la tan esperada Ley de Compre Nacional, consideramos que estaremos en condiciones de transitar un mejor 2018”, afirmó Gualtieri.