Militantes del Polo Obrero realizaban ayer un acampe "por tiempo indeterminado" frente al Ministerio de Desarrollo Social, ubicado sobre la 9 de Julio, para reclamar, entre otras cosas, un bono de fin de año para los beneficiarios de planes de trabajo.

Más allá de los motivos de la protesta, el corte representa un desafío a la política oficial frente a los cortes de calle. Los manifestantes cortaban en tránsito en la intersección de la concurrida avenida con la calle Moreno, mientras efectivos de la Policía de la Ciudad estaban apostados en el lugar.

La protesta generaba complicaciones para los conductores, aunque sólo estaba afectado uno de los carriles de la zona, al tiempo que el Metrobus funcionaba con normalidad.

Entre otras cosas, el movimiento pide que las autoridades de la cartera que dirige Carolina Stanley aprueben un bono de fin de año para todos los beneficiarios de planes de trabajo, que hoy cobran cerca de 4.400 pesos.

Además, solicita un aumento de cupos en los programas sociales, "el pase a planta permanente" de algunos empleados estatales, entre otros puntos.

"Ya nos reunimos con el Gobierno y la respuesta fue negativa. Necesitamos que la ministra (Stanley) atienda las necesidades. Ni siquiera sabemos si está en el país, porque en la última reunión nos dijeron que estaba afuera", explicó Eduardo Beligoni, referente del Polo Obrero.

La agrupación señaló que pretenden quedarse en el lugar con sus carpas "por tiempo indeterminado", en el marco de una protesta que se replica en varias provincias.

"No hay nuevos puestos de trabajo, hay una situación social muy grave y diciembre es un mes muy particular en el que las tensiones sociales en los barrios crecen porque hay un gasto excepcional y miles de familias no tienen ni siquiera la posibilidad de poner un pan dulce en la mesa", detalló Beligoni.