Los intendentes peronistas del interior de la provincia de Buenos Aires se reunirán hoy en la ciudad de Alberti para intentar conformar una mesa "como contrapartida a la consolidación de las estructuras partidarias del conurbano", para luego buscar consensuar una posición respecto a la firma del régimen de Responsabilidad Fiscal Municipal que pretende implementar el gobierno de María Eugenia Vidal.

"Si firmás ese pacto los municipios van a tener abierta la posibilidad de endeudarse y de recibir apoyo financiero de la provincia y de la nación, de lo contrario no podrán hacerlo, lo cual lo convierte en una especie de extorsión", dijo al ser consultado por este diario el intendente Francisco "Paco" Durañona (San Antonio de Areco), uno de los principales impulsores del cónclave que tendrá lugar a partir de las 11.30 en la sede del PJ local.

Otros de los puntos que los jefes comunales cuestionan, es el que busca limitar y controlar el aumento de los empleados municipales, y al mismo tiempo bajar las tazas de ingresos brutos, buscando una uniformidad con el resto de los municipios.

Para Durañona, todos estos puntos significan "una intromisión muy fuerte a las autonomías municipales", aunque respecto a unificar las tasas, lo que considera una medida "interesante como para discutirlo, pero está no es la manera, ni se pueden unificar las tasas en toda la provincia, porque cada región y cada distrito tiene una política fiscal de ingresos brutos diferente, sobre todo en base a cuales son sus realidades y su potencial productivo".

"Me parece que esto requiere de una gran discusión, pero sucede que en el marco del consenso fiscal que firmó Macri con los gobernadores, la principal obsesión del oficialismo radica en bajarle los impuestos a las empresas, como si esa fuera la solución para las inversiones" agregó el alcalde, quien advirtió que "esto mismo es lo que están pretendiendo imponerle a los municipios, metiéndose nuevamente con nuestra autonomía".

El arequero, junto a otros de sus pares, no está dispuesto a firmar el pacto bajo las condiciones en que pretende el gobierno de Cambiemos en el territorio bonaerense.

"Por supuesto que no nos negamos a trabajar en acuerdos con la provincia, pero no en el marco de algo que viene impuesto desde la Legislatura y sin que los intendentes hayamos tenido la posibilidad de discutir o de haber podido acercar propuestas", afirma Durañona, quien por otro lado reconoce que otros municipios deberán aceptarlo, sencillamente porque "no tienen espaldas como para no hacerlo".

Es ante este Régimen de Responsabilidad Fiscal Municipal al que consideran injusto, que los alcaldes del interior profundo buscarán conformar una mesa en la que puedan fijar una posición común para luego sentarse a discutir mano a mano con Vidal.

"En caso de que se morigeren algunas de las previsiones y si se logra una transferencia de mayores recursos para los municipios del interior, entonces estaríamos dispuestos a firmar el pacto", agregó.

Además del dueño de casa, Germán Lago y del propio Durañona, se espera que se hagan presentes Gustavo Cocconi (Tapalqué), Hernán Ralinqueo (25 de Mayo), Juan Carlos Gasparini (Roque Pérez), Juan Ignacio Ustarroz (Mercedes), Marcelo Santillán (Adolfo Gonzáles Chaves), Ricardo Casi (Colón) y Alfredo Fisher (Laprida), en su mayoría, integrantes del PJ, del Frente para la Victoria y de Unidad Ciudadana.