Hace un par de años, la versión cinematográfica del cómic de Marvin Millar Kingsman representó una novedad: no sólo tomaba lo que aquella tira tenía de satírico sino que el realizador Matthew Vaughn, que ya había logrado una reflexión excelente con X-Men: Primera generación, podía usar el artificio del blockbuster para burlarse amablemente de él, sin dejar de lado un retrato del mundo. Esta segunda entrega prosigue en la misma línea, aunque multiplica el absurdo y las increíbles secuencias de acción. La participación de muchas estrellas tiene un sentido: explotar hasta el infinito el juego pop bien británico que la historia propone. Vaughn se ríe con la construcción de acción disparatada sin perder nada de la ironía fina que se cuela por los poros de la trama. Y además, rareza en el cine de acción de hoy, está muy bien filmada. No es poca cosa: un blockbuster inteligente.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos