S obre la letra del proyecto de reforma laboral que tratará el Congreso con su nueva conformación y alertando que la CGT fue excluida de las negociaciones respecto del la iniciativa previsional, esa central consideró que fueron “extirpados”, los puntos donde se vulneraban derechos de los trabajadores. El detalle, según un resumen que se elaboró en Azopardo, consigna de liberación fuerzas de producción mutó en el aliento a un diálogo tripartito con participación del Estado rumbo a acuerdos sostenibles.

En efecto, consignaron entre algunos ejemplos que la modificación al artículo 2 de la Ley de Contrato de Trabajo, donde se proponía excluir de la cobertura legal a los trabajadores autónomos, sólo se le incorporó un inciso que se refiere a los profesionales autónomos económicamente vinculados que presten servicios especializados y hasta el 80% de sus ingresos anuales y/o no se superen las 22 horas semanales de dedicación, en la medida que se dicte un estatuto especial a cargo de una comisión integrada por Gobierno, trabajadores y empresarios.

La concepción de trabajo, que impulsó el Gobierno buscando un escenario legal “cooperación” entre partes para promover producción, equiparando a empleadores y empleados fue eliminada. Respecto de la renuncia de derechos en convenciones colectivas, estatutos y otras figuras, la CGT considera que el texto a tratar por los legisladores contemplará que “cuando se pretenda la modificación de elementos esenciales del contrato individual de trabajo, las partes deberán solicitar a la autoridad de aplicación su intervención y homologación para su validez, debiendo el trabajador concurrir al trámite con asistencia sindical” o contar “con patrocinio letrado”.

En el artículo 30 de la LCT, donde se consigna la “solidaridad”, se pretendían exclusiones de dicha obligación y la variantes realizadas implicaron que la responsabilidad solidaria “no será aplicable a los trabajos o servicios de actividades complementarias de limpieza, seguridad, montaje de instalaciones o maquinarias, servicios médicos de emergencia y de higiene y seguridad en el trabajo y gastronomía, que se efectúen en el establecimiento o explotación”. Tampoco será aplicable a los servicios de transporte de personas, desde y hacia el establecimiento o explotación

Dentro del paper que analizaron los dirigentes cegetistas también se abordó el artículo 66 LCT (ius variandi), las modificaciones efectuadas definen que cuando el empleador disponga ese tipo de medidas, al trabajador podrá optar por considerarse despedido sin causa, o reclamar el restablecimiento de las condiciones alteradas ante la instancia que se contemple para ello en la convención colectiva de trabajo aplicable o directamente ante la instancia judicial competente.

Rescatan también en Azopardo que se eliminaron los capítulos que vulneraban las horas extras, incluyendo al banco de horas (jornada reducida), la alteración del artículo 256 de la LCT respecto al período de prescripción y quedó vigente el lapso de dos años. Como también el blanqueo laboral que finalmente establece que la registración y/o rectificación derivadas de la real remuneración o de la real fecha de inicio de una relación laboral se computarán a favor del trabajador por el período allí consignado a todos los efectos legales y convencionales. En cuanto al tema pasantías por un año y la renovación a un semestre más, el tope que exigió la central obrera, y corrobora la iniciatva es de 12 meses sin renovación.