El movimiento obrero sigue buscando consolidar su estrategia frente a la reforma laboral. A lo anticipado por el triunviro Juan Schmid respecto a la defensa en el Congreso de los derechos de los trabajadores, se suman la definición de marchas y protesta contra el proyecto del Ejecutivo. Abogados laboralistas siguen desmenuzando puntos que consideran de altísimo riesgo para derechos consagrados de los trabajadores. Además de Pablo Moyano, otros dirigentes sindicales llegarán a El Vaticano para buscar respaldo a la resistencia respecto de las modificiaciones.

Ante la abundancia de elementos para caldear las negociaciones que continuará esta semana la central obrera y el Gobierno, dirigentes de Azopardo remarcaron el “aporte negativo” al debate respecto que el FMI haya celebrado la iniciativa de la Casa Rosada.

Luego de la visita del equipo técnico del Fondo al ministro Nicolás Dujovne, en la CGT consideran “inaceptable” que ese organismo considere que “la flexibilización de la jornada laboral y la adopción de políticas laborales activas pueden contribuir a aumentar las posibilidades de empleo para todos los trabajadores”. Sin protocolo Schmid argumentó que las políticas de ese organismo y sus “consejos” han provocado desastres en nuestro país y otras naciones del mundo.

Con similar mirada respecto de las sugerencias del equipo técnico que se dieron a conocer en un comunicado, el jefe de los bancarios Sergio Palazzo acotó que las modificaciones propuestas en lo laboral hacen blanco en “el derecho del trabajo, lo que retrotrae la situación a un siglo”. En declaraciones radiales incluso consideró que no se aprecia una actitud enérgica de algunos gobernadores respecto al paquete reformista completo que impulsa el Ejecutivo. Razón por la cual retieró que su sindicato se movilizará antes del 10 de diciembre para repudiar el proyecto.

Para citar un ejemplo entre tantos que consiederó que refuerzan su análisis expresó que la iniciativa “elimina premios y presentismo, prácticamente todo, y solo sobrevive el salario básico con el único objetivo y propósito de que sea barato despedir, tal como procura el sector empresario”.

Todo lo que puede disponer de resistencia la CGT en su estrategia, incluyen con valor adicional: la figura del Papa Francisco. Como reseñó BAE Negocios, jornadas atrás fue el camionero Pablo Moyano quien además de las fotos y saludo de rigor a su comitiva, le dejó en claro al ex cardenal Bergoglio que hay decisión tomada en varios sindicatos para resistir el avance sobre derechos consagrados. El 23 y 24 de este mes llegarán a Roma, para dialogar con su Santidad, otros dirigentes de la CGT y las CTA de Pablo Micheli y Hugo Yasky.

Los encuentros,según dejan trascender varios dirigentes de ambas centrales “no solo constituyen un acto de fe en tiempos difíciles”, acuden incluso al ejemplo matemático de que otras reformas laborales no beneficiaron a trabajadores de ningún país y que además el ejemplo cercano está en la región, en obvia referencia a Brasil.