La conducción de la CGT rechazó “el aumento indiscriminado y desproporcionado de las tarifas” y aseguró que las justificaciones de las autoridades en las audiencias públicas y de los funcionarios de las diversas áreas en los medios “se fundan en criterios solo comerciales, ecuaciones econó- micas, precios internacionales y valor de cambio de la moneda”.

El factor social y el deterioro de los ingresos de los ciudadanos no fueron tomados en cuenta a la hora de actualizar” los montos, consideró la CGT.

Las tarifas de los servicios públicos deben tener como eje “su esencialidad en la vida de los ciudadanos y también la relación entre su valor y los ingresos de los hogares”, dijo.

“El indisimulable proceso inflacionario deteriora de forma sostenida el valor de los salarios y, la suba de tarifas, potencia el nivel inflacionario y acelera la disminución de ingresos, por lo que la CGT reclama un debate republicano sobre la calidad de los servicios, las tarifas, las concesiones y los planes de inversión de las firmas concesionadas”, expresó.

El consejo directivo obrero, conducido por el triunvirato que integran Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer, añadió que “las audiencias públicas no deben inhibir la discusión política”, y que “el gobierno tiene que revisar y modificar el cuadro tarifario”.