Los triunviros de la CGT Juan Schmid y Héctor Daer dialogaron brevemente en la Sociedad Rural con el ministro de Trabajo de la Nación Jorge Triaca, respecto del análisis del proyecto de reforma laboral. Allí quedaron en reunirse esta tarde en un encuentro que se considera relevante respecto del futuro inmediato del proyecto. El lunes funcionarios de la cartera laboral y abogados de la central obrera revisaron los tópicos más polémicos del paper que a criterio sindical, “vulnera principios innegociables” de la Ley de Contrato de Trabajo. La CGT aprecia una “tenue” voluntad del Gobierno para revisar artículos, entre los cuales precisaron que el artículo 4 de la reforma, para reelaborar el concepto de trabajo, el cual modifica el espíritu de ley respecto del trabajo y que no contempla la “asimetría” entre empleadores y empleados y los sujeta a un plano de igualdad.

También vislumbran como “dialogable” el cálculo de las indemnizaciones por despidos, la cuestión del banco de horas y otros ítems que el movimiento obrero considera como “inviable”. En la Casa Rosada tanto la decisión presidencial de avanzar en este paquete de medidas continúa firme, como también la percepción de la cartera laboral respecto a que el margen de rechazo no es considerado como un obstáculo para avanzar a su presentación en el Congreso, con aceptación expresa del empresariado y un sindicalismo que se debate entre las estrategias de “disciplina” y sus propia fragilidad respecto del escenario posterior a las elecciones legislativas.

La estimación del 10% de rechazo que mensuró el Gobierno respecto de la dirigencia sindical contrasta todavía con la evaluación cegetista. Sobre todo en el sector de Transporte, donde fuentes de ese bloque le manifestaron a este diario que el 60% del articulado no resiste análisis si la intención gubernamental es no regresar a una “época preperonista”, en referencia a los años anteriores al primer gobierno de Juan Perón.

Otros dirigentes de la CGT consideran que la “debilidad” en la puja queda de manifiesto en cuanto a que uno de los ejes de la discusión apunta a la cuestión de los despidos e indemnizaciones y posterga el debate de lo referido a la generación y preservación de los puestos de trabajo.