Los múltiples grupos que conviven en Azopardo siguen ajustados a la estrategia del Gobierno, en simultáneo a su propia vida interna y con alianzas y lealtades que se podrían resumir en que "nada es para siempre".

El Ejecutivo Nacional los sigue observando como el turista que llegó a tiempo al periódico derrumbe del Glaciar Perito Moreno, y aún si ese estallido de hielos no es total, ve simpático a cada cubito que se desprende. Hugo Moyano trazó otra vez el mapa con el 21F y elevó la apuesta con el viaje a San Luis del fin de semana, las paritarias se cierran a gusto de la Casa Rosada como en la era kirchnerista y los gremios de mejor diálogo con el Gobierno avizoran renovación de mandato para Cambiemos en 2019. El control de daños sindical los alcanza a todos, hasta la Corriente Federal (CFT) de Sergio Palazzo tiene mini cabildos abiertos, el MASA cuenta con charlas pendientes, las 62 otro tanto y cada cual atiende su juego.

En la CFT hay enérgicos defensores de la estrategia de Antonio Caló en su etapa al frente de la CGT e incluso en los debates de esa media chica. "No todo se resume a Palazzo y Pablo Moyano", advierten. Desde ese sector, que acompaña a Moyano, repiten a quien quiera escucharlos que darán las luchas que sean necesarias pero "eso sí, todo dentro de la CGT".

Luego de los últimos encuentros en el sindicato del Gas y UPCN quedó expuesto que ni siquiera entre los que se paran en la otra vereda de Moyano hay acuerdo para definir quién será el interlocutor tras cada reunión. Entre chanzas, pero preocupados, lo admiten varios secretarios generales. El disciplinamiento etapa 2015 hasta la fecha para el movimiento obrero es a veces con estruendo y otras silencioso, pero nadie lo niega. Los jefes de organizaciones se cuentan las costillas hasta por whatsapp, otros braman por la falta de "solidaridad" y ponen como ejemplo la cruzada que afrontan por estos días los Metrodelegados tras la pérdida de su personería.

Cautelosos, los movimientos sociales que el 21F marcharon bajo el comando de Moyano también apelan a su manual de precauciones: punto a) no quedar fuera de la protesta, punto b) pero a resguardo de la radiación sindical. La CTEP, CCC y Barrios de Pie saben que no siempre han sido y serán bienvenidos al tren sindical, aunque los anfitriones vayan rotando en su invitación a conformar un bloque social integrado. El jefe de la Fraternidad Omar Maturano aseveró que "cualquier secretario general" está en condiciones de asumir la jefatura de Azopardo. Razones institucionales validan sus dichos, pero hay condicionamientos de máxima y que de mínima arrancan por lo económico: en la sede de la CGT hay casi 40 empleados, más el costo de servicios y otros gastos del edificio ponen límites de arranque para el que vaya a ser coronado.

"Lo demás tampoco es cuestión de aguante solamente", se sinceró a este diario uno de los posibles candidatos para recibir el sillón mayor de manos del actual triunvirato. Para los pensantes o temperamentales del sindicalismo los conceptos de "adhesión" y "acatamiento" marcan la cancha del desafío de hoy en el movimiento obrero.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos