La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) dictó una medida provisional en favor de la encarcelada dirigente social Milagro Sala, en la que indicó entre otras cosas, que el Estado argentino "debe sustituir la prisión preventiva" por un arresto domiciliario u otras medidas alternativas "menos restrictivas".

Una vez conocido el pronunciamiento, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, señaló que las resoluciones de la Corte IDH "son de cumplimiento" por lo que dijo estar "seguro de que la justicia jujeña actuara en consecuencia".

En el tramo resolutivo de esa medida provisional, la Corte IDH requirió "que el Estado de Argentina adopte, de manera inmediata, las medidas de protección que sean necesarias y efectivas para garantizar la vida, integridad personal y salud de la señora Milagro Sala".

"En particular -añadió-, el Estado debe sustituir la prisión preventiva de la señora Sala por la medida alternativa de arresto domiciliario, que deberá llevarse a cabo en su residencia o lugar donde habitualmente vive, o por cualquier otra medida alternativa a la prisión preventiva que sea menos restrictiva de sus derechos que el arresto domiciliario".

En la medida, fechada el jueves 23 y conocida ayer, la CIDH le pide además al Estado argentino que "realice las gestiones pertinentes para que la atención médica y psicológica que se brinde a la señora Sala se planifique e implemente con la participación de la beneficiaria o sus representantes, a efectos de garantizar su autonomía respecto a su salud".