La Cámara Federal porteña deberá decidir si avala el cambio de carátula a "homicidio" en el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien denunció a la procesada ex presidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner por encubrimiento del atentado a la AMIA.

Entre el 17 y 18 de enero de 2015, quien fuera fiscal en la investigación del ataque a la mutual judía fue victima de un "plan homicida", según sostuvo el juez federal Julián Ercolini, quien el 26 de diciembre pasado procesó al técnico informático Diego Lagomarsino como supuesto partícipe necesario de homicidio simple.

Ercolini también procesó a cuatro custodios de Nisman por incumplimiento de deberes y encubrimiento.

Nisman fue hallado muerto en su departamento de Puerto Madero el domingo 18 de enero de 2015, un día antes de la cita del Congreso Nacional para que argumentara la denuncia que había presentado contra la entonces jefa del Estado, su canciller Héctor Timerman y otros por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.

Los procesamientos dictados por Ercolini llegarán en febrero a la sala II de la Cámara Federal, ya sea por apelación de la defensa de Lagomarsino o de las de los custodios, con lo que tribunal tendrá que resolver si confirma lo resuelto por el juez y el fiscal Eduardo Taiano, que aluden a una "compleja trama" montada para asesinar a Nisman.

Sobre esta trama sólo se acusa por ahora a Lagomarsino, quien -según su propia declaración- le prestó a Nisman el arma usada en el hecho y que para la Justicia se trató de un "arma amiga", entregada de manera deliberada para apuntalar luego la hipótesis de un suicidio.

De este entramado para montar la escena de suicidio, también según el juez, participaron los custodios que el día que se encontró a Nisman demoraron el ingreso a su departamento hasta entradas horas de la noche (22.30), sin advertir de lo que ocurría a sus superiores y con las versiones que dieron después a la Justicia, vinculadas a pedidos de un arma por parte de Nisman.

Desde que la investigación pasó a la Justicia Federal se avanzó sobre esta hipótesis que derivó en el procesamiento del técnico informático y última persona que vio a Nisman con vida.

Pero todavía nada se sabe sobre los asesinos del fiscal, al menos dos personas que -según la investigación- entraron a su departamento sin ser vistos, le dispararon y montaron la escena del suicidio en el baño.