La repetición a ultranza de los principales referentes de PRO sobre que el presidente Mauricio Macri irá por la reelección no fue suficiente para despejar las dudas sobre la táctica electoral que Cambiemos aplicará puertas adentro para asegurar la continuidad del gobierno tras las elecciones de octubre próximo. Distinta es la política que trazaron con sus potenciales "aliados" por fuera de la coalición. Con la casi certeza de que los líderes de Alternativa Federal y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna no se integrarán a la alianza gobernante, en la Casa Rosada ya se avocan con fuerza a estrechar lo más posible el vínculo con esos dirigentes, ya no sólo para dividir al peronismo sino también con el objetivo de sumarlos a un gran polo antikirchnerista en una eventual segunda vuelta.

Tan vital es el aporte que podría hacerles el PJ al que llaman "racional" que el propio jefe de Estado decidió salir a jugar. No por casualidad, recibió en menos de una semana al senador peronista Miguel Ángel Pichetto, al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y al mandatario de Salta, Juan Manuel Urtubey. Tampoco es azaroso que los tres encuentros se dieron en el marco de las diferencias que estos dirigentes tienen dentro de la Alternativa Federal. El único que quedó excluido del trato preferencial fue el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. En parte por su coqueteo con el "gran frente patriótico" que impulsan Alberto Fernández y Cristina Fernández, pero también porque no quieren "subirle el precio", tal como señala una fuente del Gobierno nacional.

La cercanía con Pichetto y Urtubey es tal que en más de un despacho gubernamental se atreven a postularlos como posibles vice de Macri. El segundo más que el primero descarta esa posibilidad de plano, aunque se muestra más misterioso en cuanto a formar parte del Gabinete de Cambiemos en un eventual segundo mandato.

“No hay dirigentes peronistas que quieran sumarse a Cambiemos”, reconocen en la Rosada

En la administración central sacan cuentas. Mientras analizan los primeros resultados de las encuestas luego del anuncio de la fórmula Fernández-Fernández, un alto funcionario explica a BAE Negocios que resulta imprescindible que el peronismo vaya dividido en los comicios generales para restarle potencia al kirchnerismo, pero a su vez considera que "una parte importante de los votos de Lavagna y Alternativa Federal" irán a Cambiemos en caso de un balotaje.

Aún cuando el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, subrayó días atrás que "hay que hacer esfuerzos todos los días por ampliar la base de sustentación del Gobierno, no sólo en materia electoral", en Balcarce 50 admiten que "no hay dirigentes peronistas que quieran sumarse a Cambiemos". Del mismo modo desechan por completo la propuesta de un sector del radicalismo sobre la conformación de un nuevo frente electoral con Lavagna y Schiaretti, algo que será esbozado en la convención radical de hoy en Parque Norte.

Según un funcionario nacional, el oficialismo tiene que "asegurarse que en la segunda vuelta el peronismo racional se pronuncie a favor de Cambiemos. Para eso es necesario confluir en un gran polo antikirchnerista", al menos en el terreno discursivo, ya que el 12 de junio vence el plazo para oficializar las alianzas que competirán en los comicios.

"Tenemos un líder que está decidido y dispuesto a continuar otros cuatro años con este desafío. Pero la táctica electoral estará abierta hasta que el calendario electoral lo permita", afirmó Frigerio días atrás. "Hasta el 22 de junio hay tiempo, y en Argentina esto es muchísimo tiempo", remarcó, en referencia a la fecha del cierre de listas de precandidatos para las PASO.

Las palabras del ministro están más vinculadas a la fórmula presidencial -si será un macrista, un radical o un peronista quien acompañe a Macri- y a la posibilidad de que el presidente participe de las primarias, no tanto a la política de alianzas con otros espacios.

De lo único que sí están seguros en el Ejecutivo nacional es que en una hipotética segunda vuelta con el kirchnerismo deberán captar el voto de Alternativa Federal y Lavagna y lograr el acompañamiento de una parte de los indecisos -muchos de ellos desencantados con la gestión de Cambiemos-, si quieren asegurarse cuatro años más en el poder.

Ver más productos

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa.

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa

Esta frase surgió en una reunión de gabinete económico con el Presidente.

Para el gobierno "el pueblo no tiene por qué pagar otra vez un préstamo"

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos