A un año y once meses de haber sido detenida por la justicia jujeña, finalmente ayer la Corte Suprema de Justicia de la Nación le ordenó a esta que de cumplimiento de manera "urgente" al fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) mediante el cual exigió la prisión domiciliaria para Milagro Sala, al tiempo que confirmó su prisión preventiva.

En su resolución de 20 páginas y de manera unanime, el máximo tribunal de justicia del país ratificó la prisión preventiva de la dirigente social, mientras que en lo atinente al cumplimiento de la sentencia de la Corte IDH respecto al arresto domiciliario, la medida contó con el voto favorable de los cortesanos Ricardo Lorenzetti, Elena Higton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, en tanto que Carlos Rosenkrantz se pronunció en disidencia.

Con esta medida quedó firme la resolución del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy que convalidó la prisión preventiva de la dirigente social, por considerar que existe riesgo de que pueda obstaculizar el proceso en el que se encuentra imputada por los presuntos delitos de asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión.

Mientras que respecto a la situación carcelaria de la líder de la Tupac Amaru, la Corte le requirió a las autoridades judiciales de Jujuy "que adopten con carácter de urgente las medidas del caso para dar cabal cumplimiento" a la resolución del organismo de Naciones Unidas dictada el pasado 23 de noviembre, a través de la cual solicitó se sustituya la prisión preventiva por una medida alternativa de arresto domiciliario o por cualquier otra que sea menos restrictiva.

Una vez conocido el fallo, la abogada de Sala, Elizabeth Gómez Alcorta, lo consideró como "un caso histórico", y se mostró esperanzada en que "esta vez los magistrados jujeños estén a la altura de las circunstancias y dispongan, como mínimo, el traslado inmediato a su domicilio en el barrio de Cuyaya y sin ninguna de las restricciones ilegales que dispusieron al momento de cumplir parcilamente la medida cautelar de la Comisión Interamericana".