La decisión de la Procuración General de la Nación de avanzar en la creación de una estructura "dedicada a facilitar y elaborar una estrategia institucional contra el extremismo violento y el terrorismo internacional" conocida ayer, generó la inmediata reacción de dirigentes de partidos de izquierda quienes denunciaron que la medida va en sintonía con la intención del Gobierno nacional de crear "un enemigo interno", en el marco de su cruzada contras las comunidades mapuches a raíz de la tomas de tierra en la Patagonía.

"La grave amenaza que el terrorismo internacional representa para la paz y la seguridad de las naciones ha sufrido un notorio incremento en los últimos años", advierte la resolución que lleva la firma del Procurador General interino, Eduardo Ezequiel Casal, el que tras historiar al respecto y luego de dar cuenta de una serie de datos estadísticos de la ONU, considera "adecuado realizar los estudios necesarios con miras a diseñar, con los recursos disponibles dentro de este ámbito, una estructura dedicada a facilitar y elaborar una estrategia institucional contra el extremismo violento y el terrorismo internacional" que contribuya a dotar "al sistema judicial de aquellas herramientas necesarias para abordar de manera integral ese fenómeno delictivo de extrema complejidad y actualidad".

Fue a través de la resolución PGN Nº 3544/17, que Casal le encomendó "al doctor Juan Manuel Olima Espel, Secretario a cargo de la Secretaría de Coordinación Institucional (Resolución PGN 3406/17) que, en cumplimiento de los objetivos expuestos en los considerandos elabore, dentro del plazo de noventa días, un programa para avanzar en su desarrollo".

Una vez conocida la iniciativa, la legisladora electa por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), Myriam Bregman.denunció a través de Twitter que "hoy cuando el terrorismo es la RAM" la medida implica "un nuevo salto en la criminalización de la protesta".

Bregman advirtió que "están construyendo un enemigo para militarizar la Patagonia en protección de los intereses de terratenientes y megaminería" por lo que "ahora sacan una resolución ordenando crear una estructura dedicada a facilitar y elaborar una estrategia institucional contra el extremismo violento".

"Esta resolución va en la misma dirección de aquella que les permite a las fuerzas de seguridad ignorar las órdenes de los jueces cuando las consideren ilegales", dijo por su parte al ser consultado por este diario, el legislador del Partido Obrero Marcelo Ramal, quien agregó que "el gobierno está buscando todos los resquicios para introducir a las fuerzas armadas en la represión interior, por lo que del terrorismo es solo una coartada".

Para el dirigente del FIT, este tipo de medidas "son peligrosas para las libertades democráticas y el derecho a expresarse libremente", tras lo cual consideró que tal como viene "ocurriendo desde hace tiempo, la supuesta lucha contra el terrorismo apunta a reforzar la represión interior frente a reclamos urgentes, los que se van a ir profundizando mientras avancen proyectos como la reforma laboral o la reforma del sistema de salud.