El pedido de desafuero a Cristina Fernández de Kirchner no resultó una sorpresa para el arco político en el Congreso. De hecho, la escalada del enfrentamiento entre la ahora senadora y el juez federal Claudio Bonadio hacía prever que el fallo llegaría más temprano que tarde al Senado, sobre todo, después de que la Cámara de Diputados lograra expulsar al ex ministro de Planificación, Julio De Vido, hoy detenido en el penal de Marcos Paz. .

La noticia para el flamante bloque justicialista, que ahora conduce Miguel Pichetto- enfrentado a la ex presidenta-llegó en un momento en el hay fuerte debate por la reforma laboral que deberá tratarse en esa Cámara durante el periodo de sesiones extraordinarias y muchos peronistas no quieren quedar expuestos aprobando un proyecto que desfavorece a los trabajadores. Ayer, precisamente, el jefe de Gabinete, Marcos Peña confirmó la firma del decreto de convocatoria a sesiones extraordinarias (ver recuadro).

En ese espacio, a pesar de las divergencias, no están dispuestos a abrir el debate para expulsar a la ex presidenta. Así lo anticipó ayer Pichetto, quien aseguró que "el principio judicial es que el desafuero de un senador o diputado procede ante sentencia firme".

"En esta etapa procesal no hay impedimento para que la Justicia continúe con sus averiguaciones", aseguró el senador y agregó: "Esta cuestión es una materia de naturaleza política".

"Hay una regla de oro en el Senado, nadie entrega a nadie", comentaban ayer algunos senadores haciendo referencia a la tradición de la Casa, donde el ex presidente Carlos Menem, acaba de asumir en su banca, a pesar de tener condena firme por la causa de tráfico de Armas a Ecuador y Croacia.

En Cambiemos, la reacciones fueron más cautelosas. "Al pedido de desafuero vamos a dar una respuesta institucional, no partidista", aclararon desde el interbloque oficialista, que hoy preside el formoseño Luis Naidenoff. Plantearon, también, que analizarán el pedido del juez y que "bajo ningún aspecto seremos un obstáculo para la justicia".

"Vamos a cumplir con los pasos y plazos institucionales que están establecidos en la Constitución Nacional, en la ley de fueros, y en el reglamento del Senado de la Nación", señalaron en un comunicado firmado por Naidenoff, el radical Ángel Rozas y el jefe del PRO, Humberto Schiavoni.

Por lo bajo, varios referentes del espacio, reconocían que "no tendrán los número necesarios", pero además, varios expresaron el peligro que podría significar para ellos mismos en el futuro. "El Senado va nunca contra nadie, ajeno ni propio. Es defensa propia, Mañana, cuando le caiga alguno delos nuestros, sabemos que vendrá el vuelto", graficaban desde Cambiemos.

  • Formalizan la convocatoria a extraordinarias hasta el 31

El presidente Mauricio Macri formalizó ayer la convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso hasta el 31 de diciembre para tratar el Presupuesto 2018, la reforma tributaria, el acuerdo fiscal y la reforma laboral. “Va a salir hoy el decreto”, informó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien precisó que la convocatoria que será publicada en el Boletín Oficial “va a incluir muchos de los temas que se vienen discutiendo: Presupuesto, reforma tributaria, la cuestión del compromiso fiscal, reforma laboral. Se está terminando de ver el detalle”. En declaraciones a periodistas acreditados en la Casa Rosada, el ministro coordinador señaló que la sesiones extraordinarias serán “hasta el 31 de diciembre” y anticipó que “muy probablemente habrá otra convocatoria para febrero”.

“Si hay temas que no están en este (decreto), muy probablemente estarán en la próxima”, manifestó el referente del PRO, quien reconoció que “tal vez haya temas que estén en este y que no se lleguen a tratar y que se tratarán en febrero en extraordinarias”.