Menem lo hizo. En su gestión de 10 años, la más extensa desde el regreso de la democracia, todo lo que sucedió tuvo el sello de su apellido. Es muy probable que poco se recuerde de sus primer año de mandato, cuando la hiperinflación que agotó el ciclo radical de Raúl Alfonsín seguí lamiendo los tobillos del gobierno peronista, aunque más suavemente.  Porque el viraje económico y cultural que le imprimió a partir de 1991, borró la huella sinuosa de los primeros meses.

La ley de Convertibilidad 

El 1 a 1. Un peso-un dólar. Domingo Cavallo. "El sistema de convertibilidad monetaria mostró su eficacia para dominar la inflación en la Argentina, pero no así su capacidad para apoyar un proceso estable de crecimiento y para constituir un régimen monetario y cambiario que no signifique intervenciones y altos costos para el Estado", señala un informe de la CEPAL.

DOmingo Cavallo, ministro de Economía de la Convertibilidad

Junto a las reservas aumentó la base monetaria y, con ella, la liquidez de los intermediarios financieros. Pudo entonces ampliarse la provisión de crédito al sector privado aprovechando la capacidad crediticia del sistema bancario como los bajos niveles de endeudamiento iniciales de muchas empresas y familias.

Industria nacional y desempleo  

El sector fabril tuvo su peor desempeño con respecto a las restantes actividades económicastuvo y disminuyó casi el 10% en el peso relativo del mismo en el total del producto bruto del país (descendió del 18,2% en 1993 al 16,5% en 1999), según un informe de FLACSO.  "La profundización en los años noventa del proceso de “desindustrialización” iniciado en el país a partir de la política económica de la última dictadura militar está directamente relacionada con la estructura de las grandes firmas oligopólicas del sector y de las ramas de mayor dinamismo e incidencia relativa.Tendió a consolidar una estructura manufacturera crecientemente articulada en torno de un reducido grupo de actividades que se sustentan en la explotación de ventajas comparativas naturales (como la producción de alimentos y bebidas y, en menor medida, la de derivados de petróleo) y/o “institucionales” de privilegio (tal el caso de la industria automotriz,  asociado al régimen especial de promoción y protección con el que fue 6 favorecida", sostuvieron en ese trabajo los investigadores Daniel Aspiazu, Eduado Basualdo y Martin Schorr.

El desempleo tocó su pico máximo, en forma paradójica, dos meses antes de que Menem consiguiera la reelección: 18,4% en mayo de 1995.

 .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   

 .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .    

Reforma Constitucional 

No solo la Ferrari era "mía, mía, mía". También la vocación por conservar el poder llevó a Carlos Menem a buscar la forma de extender su mandato. En diciembre de 1994 selló el Pacto de Olivos con Raúl Alfonsín, su antecesor y líder del radicalismo para facilitar la Ley para reformar la Constitución Nacional. Para ambos tenía un significado distinto. Para Menem, era conseguir la reelección. Para Alfonsín, según explicó él mismo mucho después, fue tratar de detener lo que afirmaba, iba a ser un cambio constitucional dominado por los deseos del menemismo. Y facilitó los votos radicales a cambio de espacios institucionales: un senador más por provincia, el Consejo de la Magistratura, la elección directa del Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires por la que llegó Fernando De la Rúa a ser el primer gobernante elegido con el voto directo. Radical. 

Con Alfonsín firmaron el Pacto que habilitó la reforma y la reelección "a la argentina" con piso de 40%

Política y farándula

Espectáculo y política se mezclaron como nunca antes. Menem se codeó con la farándula de muy buen grado. Las vedettes estrellas de entonces como Susana Giménez y Moria Casán, su feeling con el periodismo conservador popular como Bernando Neustadt, quien lo invitó a ser el conductor de una de las emisiones-, la presencia en programas populares como Polémica en el Bar, las carreras de autos, el fútbol, fueron sello de un perfil que lo acercó a la gente y a la vez sedujo a la clase media alta.

Con Susana Giménez, posó para una tapa de la revista Gente 

La "mayoría automática" de la Corte Suprema

Durante la gestión de Menem, la Corte Suprema estuvo presidida por el riojano Julio Nazareno, con vínculos laborales con su familia en sus primeros tiempos de abogados. El vicepresidente de la Corte fue Eduardo Moliné O´Connor, cuñado del jefe de la SIDE de Menem, Hugo Anzorreguy.  Una perlita: Moliné O´Connor era dirigente de la Asociación Argentina de Tenis y se enteró mirando un parido del Abierto de Francia, que Néstor Kirchner había pedido el juicio político, años después, en 2003.

Un tercer miembro, Adolfo Vázquez, se jactaba de ser "amigo" del presidente. Ellos tres, junto con Guillermo López  Antonio Boggiano, fueron los integrantes de la denomina "mayoría automática" de la Corte. Fueron los cinco votos que convalidaron, siempre, los deseos del presidente de la Nación, incluidas las cuestionadas privatizaciones.

Ese andamiaje institucional iba a comenzar a ser desarmado por otro presidente peronista, Néstor Kirchner, que encontró en los símbolos del poder menemista sus puntos de apoyo. No es de extrañar: Kirchner llegó a la presidencia luego de competir contra Carlos Menem que buscaba  un tercer mandato en 2003.

Menem salió primero, Kirchner segundo a 2 puntos. Pero el riojano sabia que el ballotage le iba a deparar un sabor amargo y renunció a la contienda. Kirchner usó la fuerza de su oponente para derribarlo: desarmó el esquema de Justicia, de privatizaciones y reivindicó lo nacional por sobre lo importado. Desde entonces, Carlos Menem fue una sombra de sí mismo. El Papa que no iba a ser obispo, fue el Presidente que terminó como senador naciona,, el último intento por mantenerse en un cargo público, en la banca donde lo atrapó el final.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos