El senador Adolfo Rodríguez Saá anunció ayer que el Partido Justicialista de San Luis que encabeza no participará del Encuentro de la Militancia que tiene como principal promotor a su hermano y gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saá, en el que participarán figuras del kirchnerismo.

El boicot de Adolfo al mitín militante que tendrá lugar lugar el próximo viernes y sábado en la localidad de La Pedrera no hace más que blanquear la interna en torno a la estrategia nacional de unidad con el kirchnerismo que el gobernador de San Luis viene tejiendo desde el año pasado.

El que detonó la bomba fue Adolfo a través de un video difundido en las redes sociales, en el que comunicó que el encuentro militante divide al peronismo puntano.

"La reunión de la militancia nos divide. En consecuencia el PJ quiere informar, queremos informar, que no somos organizadores, no somos anfitriones, no hemos sido invitados, no participamos de ninguna manera. Los dirigentes del frente Unidad Justicialista que quieran asistir a título personal es correcto y está bien", disparó el senador.

El cortocircuito viene de tiempo atrás, desde que Alberto pasó la Nochebuena del 2016 en San Salvador de Jujuy con la dirigente social Milagro Sala y pocos meses después se entrevistó con la ex presidenta Cristina Kirchner en la sede del Instituto Patria.

Adolfo busca suceder a su hermano como gobernador en las elecciones de 2019, en un terruño donde el kirchnerismo no logra hacer pie y no es bien visto por la mayoría de la población, con lo cual una alianza como la que su hermano viene promoviendo a nivel nacional podría ser letal para su objetivo.

Desde el peronismo provincial deslizan que este enfrentamiento entre los dos hermanos podría ser, en realidad, un "simulacro" pactado entre ellos para desligar a Adolfo de cualquier sospecha de relación con el kirchnerismo, de modo tal de no perjudicar sus chances electorales el año que viene en su provincia.

A finales de febrero, el mandatario puntano instó a hacer "unas PASO, una gran interna en el campo popular" en la "que no solo tiene que estar el peronismo, sino también tiene que participar la izquierda, los movimientos sociales, todos".

Por entonces, Alberto Rodríguez Saá buscó desterrar cualquier esbozo de resignación anticipada al sostener que alguién dijo "que no hay 2019 y eso fue de una gravedad enorme, un renunciamiento al que no estamos dispuestos nosotros".

En esa dirección, subrayó que "lo primero que hay que decir en este momento es que hay 2019, que no renunciamos al poder". Este viernes y sábado, bajo la consigna "Hay 2019", vastos sectores del peronismo, junto a organizaciones sociales y sindicales, confluirán en La Pedrera, donde harán la presentación del espacio para luego abocarse a debatir el futuro.