Bajo el argumento de que muchos de sus integrantes "le han votado todas las leyes al gobierno" y con la premisa de que la "unidad" se tiene que dar esencialmente "con los trabajadores que hoy están luchando", la dirigencia del Partido Obrero (PO) y del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) rechazó la invitación formulada por el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, de avanzar hacía una "gran Primaria Abierta opositora" que logre derrotar en las urnas en 2019 a la oficialista alianza de Cambiemos.

"Lo que vemos es un movimiento donde con la idea de que hay que ganarle a Macri como sea, buscan la unidad con los mismos sectores que le han votado todas las leyes y que han sido parte fundamental en los avances regresivos de este gobierno, empezando por el pacto fiscal que salvo Rodríguez Saá, firmaron todos los gobernadores peronistas", dijo Christian Castillo al ser consultado por BAE Negocios.

"De alguna forma desde el peronismo, y tal como ocurrió durante el gobierno de Menem, está buscando un De la Rúa peronista para decirlo de algún modo, pero la Alianza terminó en desastre", señaló el dirigente, quien agregó que "desde el FIT venimos alentando una salida claramente anticapitalista, porque la alternativa a Cambiemos no va a venir de los políticos que formaron parte de un sistema que creó muchas de las contradicciones sobre las cuales Macri se apoyó y que le han permitido gobernabilidad en lo esencial".

Para Castillo "el otro elemento que le ha dado posibilidades de avanzar al gobierno nacional, es el rol que ha jugado la burocracia sindical, que fue oficialista con Menem, con Cristina y ahora lo es con el propio Macri".

Por su parte, el dirigente del PO, Marcelo Ramal, dijo que "estos llamados a un frente opositor para 2019 -que de cierto modo también formuló Moyano en la marcha del 21-, omiten lo esencial, que al plan de ajuste de Macri hay que derrotarlo ahora a través de una politica de paro activo y de lucha real, porque si Macri derrota a los trabajadores, va a contar con todo el apoyo empresarial por haber logrado poner a raya al mundo del trabajo, y por lo tanto obtendrá su reelección".

El legislador porteño buscó no poner el eje en las diferencias ideológicas entre ambos espacios "porque es lo obvio y alguien podría decir "qué egoístas, en nombre de esas diferencias se niegan a armar un frente para derrotar a Macr". El problema es que ese frente no lo va a derrotar, porque está claro que muchos de ellos le han votado al gobierno el pacto con los fondos buitre, el pacto fiscal y muchísimas otras leyes, entonces donde hay que lograr la unidad es entre los trabajadores que hoy están luchando y con muchos otros que reclaman hacerlo a pesar de sus direcciones sindicales que no quieren".

Días atrás también se refirió al tema el dirigente de Izquierda Socialista, Rubén "Pollo" Sobrero, quién advirtió que con el peronismo "tenemos proyectos distintos, nosotros estamos del lado de los trabajadores y no con los empresarios".