"A nuestra sobrina le decimos que la esperamos 40 años. La amamos intensamente", dijo una de las tías de la nieta restituida número 127, al momento en que fue dada a conocer la noticia de su restitución por parte de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

El anuncio tuvo un sabor significativo, porque mientras en el recinto de calle Virrey Ceballos 592 Carlotto daba a conocer la noticia del hallazgo, allende a esas paredes, un amplio espectro de la dirigencia política, social y de derechos humanos repudiaba la concesión del beneficio de la prisión domiciliaria otorgado por la justicia al represor Miguel Etchecolatz, uno de los mayores responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la pasada dictadura militar en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.

Según relató la titular de Abuelas, la joven es hija de María del Carmen Moyano y Carlos Poblete, ambos militantes Montoneros secuestrados entre abril y mayo de 1977 en la ciudad de Córdoba y trasladados al centro clandestino La Perla.

Con posterioridad, la mujer iba a ser derivada a la entonces Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) "donde dio a luz a una niña. Hoy esa niña es la nieta 127", destacó Carlotto sobre la hija de la pareja que aún permanece desaparecida, la que en su momento fue anotada como propia por un matrimonio que mantenía vínculos con la dictadura militar.

El parto de Moyano fue "atendido por el médico Jorge Luis Magnacco, recientemente excarcelado al cumplir dos tercios de su condena", recordó Carlotto durante la conferencia de prensa en la que estuvo acompañada por Elsa Poblete y Adriana Moyano, tías de la joven.

"Recién toma cuerpo esta noticia en un ámbito no muy grande como es la provincia (de San Juan) y cualquier dato que demos puede servir para identificarla", dijo Carlotto al advertir sobre la falta de precisiones brindadas a la prensa, aunque dejó entrever que esta residiría en la provincia cuyana.

"Estamos todos esperándola con los brazos abiertos", dijo Elsa Poblete con la emoción estampada en su rostro, mientras no dejaba de agradecerle "a las Abuelas y a todos los que hicieron posible que esto se nos diera después de 40 años", y aprovechó para enviarle un mensaje a su sobrina: "Vamos a permitirle todo el tiempo del mundo para que procese su situación", le dijo.

  • La causa tuvo su origen en una denuncia de HIJOS, en Mendoza

■ La restitución de la nieta 127 tuvo su origen en una denuncia radicada en 2012 por la Comisión Hermanos de la agrupación HIJOSMendoza ante la justicia sobre posibles casos de personas que podrían ser hijas de desaparecidos.

La investigación concluyó con el requerimiento al Juzgado Federal Nº 1 de esa provincia para que la víctima se realizara la prueba genética con la que finamente se corroboró su filiación con la pareja Moyano-Poblete.

En octubre de este año, la mujer fue citada por el Juzgado Federal Nº 3 de esa provincia a los fines de que se realizara los análisis de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos, los que finalmente terminaron confirmando su identidad.