Uno de los fondos de inversión que adquirieron los bonos de la deuda a 100 años que emitió en junio pasado el Gobierno con un atractivo rendimiento del 7,9% fue Noctua Asset Managment LLC, subsidiario de una compañía offshore fundada en 2009 por el mismo ministro de Finanzas que decidió tomar esos fondos en el mercado, Luis “Toto” Caputo. Tras la polémica que levantó la aparición de Caputo como gerente de esos fondos en la megafiltración bautizada como “Paradise Papers” por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), la novedad conocida el fin de semana volvió a complicar al funcionario, que había deslindado cualquier vínculo con esa offshore que jamás declaró.

El dato surge de una investigación publicada el sábado por la periodista Noelia Barral Grigera en el programa El Lobby, que se emite todos los sábados de 10 a 13 por radio Con Vos. Según la documentación a la que tuvo acceso ese equipo periodístico, Noctua es uno de los 148 fondos de inversión que se repartieron la emisión de bonos a 100 años por valor nominal de u$s 2.748,8 millones. El fondo adquirió títulos por 5 millones de dólares, una cifra muy inferior a la que suscribieron bancos grandes como el HSBC, el Citi y el Santander (que también oficiaron de colocadores) pero significativa para tratarse de una firma completaser desconocida en el mercado.

Antes de asumir como ministro, según publicó el ICIJ, Caputo fue el administrador de Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión de Miami con ramificaciones en Delaware y las Islas Caimán, dos jurisdicciones donde rige el secreto y las ventajas fiscales que permiten a sus titulares pagar menos impuestos. Caputo también fue el manager de Alto Global Fund, un hedge fund dependiente de Noctua dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes por más de u$s 100 millones.

A raíz de su actividad offshore, revelada por los Paradise Papers, Caputo fue denunciado penalmente el miércoles pasado por omisión maliciosa, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, tráfico de influencias, uso de información privilegiada, incumplimiento de los deberes de funcionario público y lavado de activos. La denuncia fue radicada por seis diputados del Frente para la Victoria (Héctor Recalde, María Teresa García, Claudio Doñate, Rodolfo Tailhade, María Fernanda Raverta y Carlos Kunkel), recayó en el juzgado de Julián Ercolini y será investigada por el fiscal Carlos Rívolo .

El ministro no declaró en ningún momento participación accionaria alguna en Noctua ni ninguna de sus vinculadas y explicó que no lo hizo porque “solo cobró honorarios mensuales” de esos fondos de inversión. Para los denunciantes, sin embargo, ‘resulta evidente que el actual ministro ha omitido deliberadamente mencionar su desempeño en las aludidas sociedades y fondos offshore”. Caputo no declaró su trabajo en Noctua ante la Oficina Anticorrupción y tampoco en el CV que subió a la página oficial del ministerio. Allí publicó su paso por JP Morgan, Deutsche Bank y el fondo Axis, pero no su actividad en los fondos de las islas Caimán y el Delaware.

La novedad de que Noctua compró parte de la emisión del bono a 100 años, especialmente rentable para sus suscriptores por la combinación de plazo y tasa, podría complicar aún más al experimentado financista que asumió el 10 de diciembre de 2015 como secretario de Finanzas y luego fue ascendido a ministro. El ‘Bono internacional 2117’, que se oficializó mediante la resolución 97-E/2017 del Ministerio de Finanzas con la propia firma de Caputo, rinde un 7,9% anual en dólares, una tasa altísima que sólo pagan los países de elevado riesgo. Fuentes parlamentarias adelantaron ayer a este diario que los diputados opositores ampliarán la denuncia contra el ministro. Otro de los adquirentes del título, según el mismo informe radial, es el fondo Gramercy, que antes del default de fines de 2001 adquirió bonos argentinos con el fin de litigar en los tribunales neoyorquinos junto a fondos buitre como Elliot, Aurelius, EM y Bracebridge. En la emisión de junio pasado se hizo de 10 millones de dólares en bonos, el doble que Noctua.

Los voceros de Caputo dijeron a este diario que “Gramercy no era un fondo buitre” y que “Noctua no es una offshore sino una empresa americana que tiene un fondo especializado en Argentina, por lo cual es lógico que compre bonos argentinos”. También aclararon que “el ministro no tiene ninguna relación con Noctua ni con Gramercy”. Es justamente eso lo que deberá establecer la Justicia: si actualmente existe esa relación pero también si su vínculo pretérito fue deliberadamente omitido para ocultar algo.