La pulseada política entre la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal con los intendentes peronistas pareciera no tener fin.

A solo 24 horas del encuentro que en la localidad de Ituzaingó mantuvieran un puñado de jefes comunales del justicialismo donde reclamaron la implementación de la "emergencia social" y exigieran ser recibidos por la mandataria provincial, ayer, el ministro de gobierno Joaquín de la Torre, decidió salirles al cruce al rechazar de plano la primera de las iniciativas, bajo el argumento de que se ha "duplicado la asistencia" en todo el territorio bonaerense.

"Trabajamos sin ninguna necesidad de emergencia, hemos duplicado la asistencia en todos los lugares de la provincia de Buenos Aires", dijo el funcionario, quien agregó que "lejos de escaparle a la jeringa lo que estamos haciendo es poner la cara".

De la Torre también se refirió a la reunión que el lunes mantuviera con los jefes comunales: "Nosotros no los recibimos, nosotros los invitamos. Esa reunión fue por una invitación nuestra, no por un pedido de ellos, y tiene que ver con un ciclo de charlas que ya habían empezado con la gobernadora", precisó.

El cónclave de Ituzaingó del que habían participado el anfitrión, Alberto Descalzo, Verónica Magario (La Matanza), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Gabriel Katopodis (San Martín), entre otros, alumbró un documento en el cual lamentaron "que ante semejante crisis económica y social, ante la creciente ola de desocupados y los desmedidos aumentos en las tarifas, la Gobernadora no haya convocado a los intendentes que somos los que todos los días estamos en contacto con nuestros vecinos y vecinas".

Y es que la crítica situación socioeconómica por la que atraviesa el país terminó impactando de lleno en los municipios que gobiernan.

Ese mismo miércoles, Vidal salió a anunciar un incremento de $ 500 millones destinado a los programas sociales, las jubilaciones mínimas y las asignaciones familiares de los empleados públicos, partidas que los intendentes consideraron como insuficientes.

Fue Katopodis quién salió a cuestionar el 15 por ciento de incremento de los planes al señalar que "todo refuerzo que ayude a combatir el hambre de los más humildes es bueno, pero hoy es insuficiente".

Ante esos cuestionamientos, la mandataria provincial sostuvo que "en momentos donde hay problemas más que declarar hay que hacer", y en respuesta a los planteos por falta de diálogo, les advirtió que "en las respuestas concretas me van a encontrar siempre. No para la foto".

Ayer, fue el alcalde y vicepresidente del PJ bonaerense, Fernando Gray (Esteban Echeverría), quien volvió a reclamar la declaración de la "emergencia social" en el distrito, tras lo cual advirtió que "hay bonaerenses que hoy no llegan a cubrir su canasta alimentaria".

"Estamos viviendo una crisis muy grave en el conurbano", enfatizó Gray, quien advirtió que "no se puede ajustar más", cuestionó la política económica del oficialismo y le pidió "a los gobiernos provincial y nacional que tomen conciencia de la gravedad de la situación".