En una división de criterio inocultable con la conducción de la CGT, su secretario gremial Pablo Moyano negó el acuerdo con el Gobierno por la reforma laboral y señaló que el lunes participará del plenario de la Corriente Federal (CFT) y allí se anunciará el plan de lucha.

“Nos vamos a movilizar para que no ocurra otra Banelco”, refrendó el camionero en alusión al intento reformista de la Alianza a fines de los 90.

En el salón Felipe Vallese se desarrolló ayer el encuentro “Sindicatos y Cooperativas en defensa del Trabajo Digno”, del que participaron Monseñor Sanchez Sorondo canciller de la Academia Pontificia del Vaticano, Héctor Amichetti (Gráfi cos), Walter Correa (Curtidores), Gustavo Vera de La Alameda y Cristian Miño de la CNCT.

Moyano, que viene articulando alianzas con la oposición y otras centrales obreras, insistió en que “este modelo económico perverso no distingue si son cooperativistas, si son trabajadores efectivos, si son eventuales o los trabajadores que hoy cobran un plan social porque no tienen la posibilidad de reintegrarse al mundo laboral. Este modelo económico de este Presidente que benefició ni bien asumió a los grandes grupos económicos.”