Los pronósticos indican que la sequía que ya lleva cuatro meses, puede continuar en abril. Un mes clave para que las napas se vuelvan a cargar, un punto vital para la siembra de trigo. La necesidad de este cultivo es vital para el productor dado que le permite hacer caja para enfrentar los gastos como en las últimas dos campañas y más aún con una pobre cosecha de soja.

Un trabajo de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), advirtió que las lluvias vistas en marzo apenas dejaron 17 milímetros (mm) de promedio en la región núcleo de los 132 mm que marca la media histórica de los últimos 50 años. En pocas palabras, terminó con apenas el 13% de las precipitaciones promedio en la mayor producción agrícola del país.

En ese sentido resaltó que mientras que en localidades como: Baradero donde se registró 67,4 mm, seguido por Chacabuco y Alvarez (sur de Santa Fe) con 35 mm, en Bengolea apenas alcanzó el milímetro y Carlos Pellegrini midió tan solo 1,6 mm.

Es así que en marzo, en Rosario llovió un 16%, Pergamino 11% y en Marcos Juárez menos todavía, apenas un 2,9 por ciento. En los últimos 50 años en estas tres localidades las precipitaciones medias fueron de 158 mm, 123 mm y 120 mm respectivamente. Este año, el total de precipitaciones del mes fue de 25,6 mm en Rosario, 14 mm en Pergamino y 3,5 mm en Marcos Juárez.

Para encontrar valores inferiores hay que remontarse 100 años. En Marcos Juarez, en 1918 se registraron 2 mm. Para Pergamino hay que retroceder a 1911. En aquel entonces en marzo llovieron solo 5 mm. En Rosario el registro es más cercano, hace 53 años, en 1965, se registraron 24 mm.

El panorama expone así una situación difícil para el trigo dado que "ya empieza a temerse que la sequía se prolongue en abril, mes clave para definir las siembras del cereal", dijo la BCR.

Si bien cayeron precipitaciones el fin de semana sobre algún corredor aislado de la región pampeana, desde el 22 noviembre del 2017, la clasificación semanal de humedad del suelo a nivel nacional viene marcando una situación de déficit hídrico muy grave.

Es así que resaltó que las reservas de agua con el peor nivel de su clasificación, el de muy seco, dominó sobre el 44% de las 5 principales provincias productoras: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, y La Pampa. Esto significa que el 44% de la región pampeana estuvo con las peores reservas hídricas respecto a los registros de los últimos 50 años, durante 4 meses y medio de los 6 que dura la campaña gruesa.

Desde la Bolsa de Cereales informaron respecto de la soja que por efecto de la sequía se adelantó el ciclo del cultivo y los productores adelantaron la cosecha entregando gran variabilidad de rindes y promedios muy por debajo de la media histórica en cada región.

Se entiende a partir de este punto la necesidad de la vuelta del agua como punto clave en el negocio agrícola. El trigo es la herramienta que permite al productor pagar sus deudas de campaña resguardando la soja lo más que se pueda. Hoy hay dos contextos que impulsan esto, la baja de las retenciones y la poco que se levantará por hectárea.

Y ni hablar de la posibilidad de que suba el poroto. Un dato, EE.UU. sembrará menos soja. Esto hizo que los precios se disparen en Chicago. Se espera el rebote mañana en la plaza local.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Escocia

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Escocia

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos