Por ahora hay problemas para lograr la unidad en el peronismo", la frase pronunciada como al descuido por el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, dejó al desnudo una realidad por la que atraviesa el justicialismo, y es que pese a la renovación de autoridades ocurrida en la provincia de Buenos Aires, y a la consolidación de algunos de los gobernadores que ganaron en octubre en sus provincias, el partido no encuentra el camino para lograr dirimir las diferencias de fondo que lo atraviesan.

El jueves último, Gustavo Menéndez, titular del PJ bonaerense, sufrió en carne propia el desaire del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien eligió fotografiarse en el Senado con Miguel Angel Pichetto y comer un asado con los intendentes afines a su espacio, que avanzar en acuerdos partidarios con el intendente de Merlo.

Las razones: En pos de la tan meneada unidad del justicialismo para llegar con chances electorales a 2019, Menéndez había considerado como necesario un encuentro entre Cristina y el tigrense, alternativa que este último niega por considerar que sus propuestas políticas se encuentran en las antípodas.

"Hay que ir todos juntos" había dicho por su parte horas antes el exministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien puso como condición para acompañar al candidato, la necesidad de que haya "consenso" o elecciones "primarias".

Tampoco los gobernadores tienen una visión monolitica, lo que quedó en evidencia al momento en que se debía votar en Diputados la tan cuestionada reforma previsional.

Con el marco de fondo de un Congreso militarizado y una represión indiscriminada en las calles, Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero), fueron algunos de los mandatarios provinciales que pese a haber firmado la reforma tributaria semanas antes con el presidente Mauricio Macri, decidieron no acompañar la sanción de la ley que perjudicaba a los jubilados.

Para Capitanich, la principal razón para no lograr la unidad radica en la falta de definiciones sobre "cuáles son los intereses que debemos representar", a lo que agregó que se debe tener en claro "que el justicialismo está para defender a los humildes y Macri a los ricos".

El alcalde de Resistencia consideró como "necesario articular un acuerdo programático de la oposición para bloquear medidas que son perjudiciales para los votantes que tenemos que defender. No podemos permitir que se extingan derechos", fundamentó.

Finalmente respecto al rol que podría ocupar Cristina dentro del espacio, dijo que ella "fue una de las pocas presidentas en terminar su mandato con gran popularidad. Es una líder política para tener en cuenta. Puede contribuir como una gran constructora de ese espacio de unidad que necesita el peronismo", concluyó en su diagnóstico.