Tras pasar la noche sobre la avenida 9 de Julio, militantes del Polo Obrero levantaron ayer el acampe que habían instalado frente al Ministerio de Desarrollo Social para reclamar, entre otras cosas, un bono de fin de año para beneficiarios de planes de trabajo.

"Levantamos para recuperar fuerzas y mañana poder marchar al Congreso junto con el sector gremial y diferentes organizaciones para repudiar las reforma laboral y jubilatoria", explicó a NA Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero, en alusión a la movilización a la Plaza de Mayo que encabezarán militantes de organizaciones sindicales y sociales de izquierda.

Belliboni agregó que se acordó "un plan de lucha de la semana de Navidad" y señaló que no tuvieron "ni siquiera una comunicación telefónica" por parte de las autoridades nacionales.

En la mañana de ayer el secretario de Seguridad porteño, Marcelo DAlessandro, consideró que el acampe era "político" y aseguró que se iba a utilizar la fuerza pública si no se levantaba la medida de fuerza.

"Trabajaremos con otros organismos de la Ciudad, con Niñez con Desarrollo Social y llevaremos a la normalidad la situación", advirtió D Alessandro poco antes de que los militantes decidieran retirarse del lugar.