El juez federal Sergio Torres procesó a los militantes del Partido Obrero César Arakaki y Dimas Ponce y a dos efectivos policiales, todos acusados de cometer diferentes delitos en el marco de los incidentes del pasado 18 de diciembre frente al Congreso ante el debate de la reforma previsional.

Torres decidió sin embargo liberar a los dos militantes del PO (Arakaki pasó 26 días en Marcos Paz y Dimas Ponce 15 en Ezeiza), mientras que mantuvo con prisión preventiva al policía federal Dante Barisone, quien atropelló intencionalmente con su moto al cartonero Alejandro Rosado, y lo proceso por "lesiones graves, agravadas por abuso de su función como miembro integrante de las fuerzas de seguridad".

Pero el juez también procesó por abuso de autoridad y sin prisión preventiva al policía de la Ciudad Alfredo Luna, quien aparece en imágenes tirándole gas pimienta y golpeando a un jubilado que estaba solo parado contra una pared en los alrededores del Congreso.

En esta investigación sigue prófugo Sebastián Romero, quien fue precandidato a diputado del Frente de Izquierda por Santa Fe, y el día de la protesta disparó contra los policías un mortero casero.