Por amplia mayoría el Plenario de delegados y congresales de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) resolvió ayer un plan de acción que incluirá entre otras medidas, un paro de 48 horas que tendrá lugar el 5 y 6 de marzo próximos en demanda de una recomposición salarial del 24 por ciento con "cláusula gatillo", mayor presupuesto educativo y vacantes para todos los niños y las niñas cuyas familias elijan la escuela pública.

Se espera que otros gremios de docentes porteños acompañen en las próximas horas la medida dispuesta por UTE.

El plan de acción aprobado por el gremio mayoritario de los maestros porteños contempla para el 28 de febrero una jornada de protesta con movilización junto a otras organizaciones gremiales y sociales de la ciudad, las que a partir de las 14 marcharán desde Tacuarí y Avenida de Mayo hasta la sede del Ministerio de Hacienda porteño en Bolívar 1.

El 1° de marzo a partir de las 8.30 realizarán un abrazo a las Escuelas del Polo Retiro, y a las 15 replicarán la medida con el Centro Educativo Isauro Arancibia y luego marcharán a la Legislatura de la Ciudad junto a los profesorados en rechazo a la Unicaba.

Finalmente el 5 y 6 de marzo, coincidentemente con el inicio de clases, llevarán a cabo un paro contra el "ajuste de Rodríguez Larreta".

Antes de conocerse la decisión, el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, advirtió a los gremios docentes que "sería un medida extrema no comenzar las clases".

"Más de una paritaria la hemos cerrado sobre el filo de la medianoche, hay gremios que han entendido que la sociedad ha cambiado. Además de los salarios hay que discutir otras cosas sobre que hacen a la mejora del sistema educativo", remarcó Finocchiaro, luego de encabezar una reunión junto a su par de Trabajo, Jorge Triaca con los sindicatos docentes nacionales UDA, AMET y CEA, en el marco de la mesa de convenio marco que el Gobierno estableció por decreto la Ley de Financiamiento Educativo y que derogó la paritaria nacional.

Los funcionarios ratificaron junto a los titulares de los sindicatos docentes nacionales el acta acuerdo rubricada semanas atrás en la que se prevé garantizar el fondo compensador educativo para las provincias, aumentar el valor percibido por material didáctico y la discusión en comisiones sobre capacitación e ingreso a la carrera docente.

Tras la reunión realizada en el Ministerio de Trabajo junto a Sergio Romero (UDA), Fabián Felman (CEA) y Sara García (AMET), Finocchiaro señaló que el encuentro "confirma una vez más por parte del Gobierno y de los gremios, que el único camino para resolver los problemas de la educación es el diálogo y que podemos debatir las diferencias en un marco de respeto mutuo con el foco en el derecho de los chicos a aprender".

Asimismo, el ministro de Educación señaló: "Conformamos comisiones para debatir ejes específicos. No tenemos pleno acuerdo en todos los puntos que tratamos, no hay miradas uniformes, pero tenemos consenso en tratar los intereses de los adultos sin perjudicar a nuestros alumnos y a la comunidad educativa".