Todo un clásico en la previa al inicio de clases, el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación bonaerenses (Suteba), la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba) rechazaron un aumento salarial del 15% y sin cláusula gatillo por inflación.Se trata de un síntoma delicado para la educación pública. La jugada táctica se produce a horas de que la administración de María Eugenia Vidal "invitara" a los docentes afiliados a dejar tal condición a través de una página web. Los argumentos del Ejecutivo bonaerense se basaron en que el Soeme que lideró Marcelo Balcedo, reclutaba trabajadores "bajo presión".

Si bien la administración provincial no realizó ofertas y no formuló aún una convocatoria a paritarias, la letra grande que marcó Nación respecto de un techo blindado no superior al 16%, sin cláusula anti inflación, es toda una señal para los sindicatos de maestros y profesores.

Apuntado por Cambiemos en 2016 como el dirigente "mentor de todos los males", Roberto Baradel, de Suteba expresó a la agencia Télam que "todavía no hubo ningún ofrecimiento, pero si fuera del 15 o 16% lo rechazaríamos de plano", y pasó una factura de memoria al remarcar que a fin del año pasado los funcionarios de Vidal "estaban de acuerdo con mantener la cláusula gatillo".

Baradel es apuntado como "kirchnerista" por el oficialismo, rango en el cual sin embargo menoscaban que él también confrontó con la administración de Daniel Scioli, en medio de un sinfín de interpretaciones sobre la táctica política del gobierno que lideró Cristina Fernández en aquellos tiempos. El barbado referente de Suteba se explayó respecto de una lectura global, más allá de la Provincia: "el gobierno nacional quiere producir baja de salarios" y añadió que "ellos proyectan una inflación del 23,3%, con lo cual si ofrecen un 15 serían 8 puntos menos.

"Todos estos años los gremios acertamos bastante en cuanto a la proyección de inflación. Además, aún resta ver cómo es el impacto de los aumentos de las tarifas en los salarios en enero y febrero".

Salvo matices, en el arco sindical todos coinciden, incluso superando diferencias de encuadre gremial que la decisión del Ejecutivo Nacional es "negociar sueldos a la baja", desde lo cual la premisa que marcó el jefe de Udocba Miguel Díaz para la edición paritaria 2016 sigue vigente, "tenemos que dar pelea todos juntos, porque de por medio están los sueldos de nuestros compañeros".