La libertad del encarcelado ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva parece más cerca de concretarse, luego de que la Corte Suprema de Brasil emitió un fallo contra las prácticas "coercitivas" de la operación Lava Jato llevadas adelante por el juez Sergio Moro. La resolución determina que el ex mandatario "fue obligado" a declarar sobre el caso, a pesar de que no estaba acusado de cargo alguno.

El tribunal consideró inconstitucional "la conducción coercitiva" con que fueron obligados a rendir testimonio los presuntos implicados. Con el voto de cinco de seis jueces encargados de emitir el fallo, la máxima instancia judicial brasileña ratificó que llevar a alguien a declarar por la fuerza no siendo imputado ni procesado debe hacerse como último recurso si la persona se negó a atender las invitaciones formales y que, por ello, el ex gobernante fue forzado a rendir testimonio.

El caso se inició a raíz de la investigación de la operación Lava Jato, cuando el 4 de marzo de 2016 el juez Moro envió a 500 policías federales a buscar al ex presidente en su casa, en Sao Bernardo do Campo, para ser interrogado por un comisario, mientras uniformados registraban su casa. En ese momento Lula no se negó a prestar declaración. Moro también emitió órdenes de interrogatorio para el hijo del ex mandatario, Fabio Luiz da Silva, y Paulo Okamotto, colaborador de Lula y presidente del instituto que lleva su nombre.

El dictamen preliminar presentado por el juez del Tribunal Supremo, Gilmar Mendes, en diciembre pasado, contra la conducción coercitiva, ocurrió después de que el Partido de los Trabajadores y la Orden de los Abogados de Brasil comenzaron acciones judiciales, en las cuales argumentaban que la medida violaba el derecho de los sospechosos de mantenerse en silencio y no incriminarse, informó el medio brasileño Carta Capital.

Los jueces que votaron en favor de anular el método utilizado por el juez Moro en más de 50 oportunidades basaron su decisión en que la ley no recae sólo sobre los políticos, sino también sobre personas pobres. "La legislación no se aplica solamente a aquellos envueltos en posibles prácticas de corrupción, no se aplica sólo al crimen de cuello blanco. No son sólo ellos los coercionados por la policía. Son los envueltos en general en prácticas criminales. ¿No queremos un mejor Brasil? Todos queremos".

El apretado resultado en la Corte reflejó la división ocurrida en el juicio por el hábeas corpus de Lula, cuando cinco ministros defendieron la inconstitucionalidad de las prisiones en segunda instancia. A diferencia de aquél caso fue Rosa Weber quien votó como Mendes en la cuestión de las conducciones coercitivas. Cuando se juzgó el pedido de hábeas corpus del ex mandatario, sin embargo, la juez votó contra Lula, aunque había argumentado estar en contra de la reclusión en segundo grado.

Ahora la Corte Suprema aguarda el pronunciamiento de la fiscal general Raquel Dodge antes de someter a votación un pedido de libertad de Lula, condenado a 12 años y un mes de prisión en la sede de la Policía Federal en la sureña ciudad de Curitiba.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos