Mauricio Macri retomó esta mañana la actividad oficial tras su gira europea con un anuncio de recortes en el estado, que implican la reducción de cargos políticos, el congelamiento de sueldos y la prohibición de que los familiares de los ministros puedan trabajar en el Estado.

Desde el Salón Blanco de la Casa Rosada, el Presidente afirmó que se eliminaran uno de cada cuatro cargos políticos. La medida, que alcanzará a 1000 puestos, le permitirá a la administración pública ahorrarse $1500 millones al año. "Estamos proponiendo estructuras nuevas que nos lleven a un estado mas atento, mas preparado para gestionar mejor", afirmó el mandatario

Quienes ocupen altos cargos no tendrán aumento de sueldo este año. Macri anunció que no habrá paritarias para los funcionarios con cargo de designación política. "La austeridad tiene que partir de la política. Es el lugar donde mucho tiempo los que debían entender el poder como un servicio estaban más preocupados por beneficiarse a si mismos que por cuidarnos", sentenció.

Por último, Macri anunció que los familiares de los ministros no podrán ocupar cargos públicos. El presidente consideró que la medida, que saldrá mediante un decreto, generará una pérdida de "colaboradores muy valiosos del equipo".

También hubo tiempo para hacer un repaso de lo que dejó su gira europea, que tuvo escalas en Moscú, Davos y París. "En todos los lugares donde estuve todos nos creen", sostuvo Macri. Si bien admitió que la inversión extranjera todavía no está en los niveles deseados, actualmente están en un gran momento, luego de crecer un 11% el año pasado "Las inversiones que se debaten ya están aca, en 2017 la inversión extranjera fue de 10 mil millones de dolares, mas alta que en todos los años del cepo", afirmó.

Por último, el Presidente destacó que por primera vez en 100 años, "se dio de manera simultanea que bajó el déficit fiscal, el gasto publico, la inflación y los impuestos", mientras que la economía mostró una mejora.