Durante la presentación de una herramienta de exportación para las pymes, Mauricio Macri dijo que "hay que andar bien con la AFIP" y remarcó que sino "pregúntenle a algunos que hoy están en el diario".

Si bien no hizo mención a nombres, se entendió que se refería a los empresarios Cristóbal López, dueño del grupo Indalo; y a Lázaro Báez, allegado a la ex presidenta, Cristina Fernández, y hoy preso en Ezeiza. La advertencia del líder de Cambiemos la hizo en el momento en que mencionó al actual titular de la agenda de recaudación, Alberto Abad, a quien felicitó por la implementación de "Exporta Simple", una plataforma para las pymes, durante un acto en el predio de Tecnópolis.

"Hay que pagar los impuestos, no hay que apropiarse de impuestos que no son propios, ¿no es cierto doctor Abad?", afirmó Macri en un breve discurso donde evitó pronunciarse sobre la desaparición del submarino ARA San Juan y de la cancelación de la búsqueda de los 44 tripulantes.

En la tapa de dos diarios nacionales aparecieron los nombres de Cristóbal López y de Lázaro Báez. Según informó el periodista Hugo Alconada Mon de La Nación, el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, permitió al empresario de medios de comunicación acumular una deuda fiscal de 8000 millones de pesos de una de sus empresas, Oil Combustibles. López había sufrido un revés el lunes cuando el juez en lo comercial, Hugo Vitale, rechazó la apertura del concurso de acreedores de la empresa petrolera por evadir impuestos. También el juez federal Julián Ercolini había rechazado un pedido del empresario para que se levante la inhibición de bienes del grupo y se habilite la venta de acciones,.En el caso del constructor Báez se conoció que se ocultó a la Justicia una deuda de 1.700 millones de pesos en impuestos impagos.

Sobre estos dos casos hizo referencia en un discurso el Presidente, quien parece seguir de cerca las novedades de los empresarios ligados a la administración de su antecesora.