La apertura de las sesiones ordinarias exige un estricto protocolo. Según lo establece el artículo 63 de la Constitución Nacional, ambas cámaras se reunirán por sí mismas todos los años desde el 1º de marzo hasta el 30 de noviembre, con la posibilidad de que el Presidente convoque a extraordinarias. El cronograma de actividades está organizado por el Senado. La apertura del 136º período de sesiones comenzará a las 10 de la mañana con el arribo de legisladores, funcionarios nacionales, diplomáticos, e invitados especiales. Según el programa difundido por el Congreso, seguirá el arribo de los presidentes de ambas cámaras, Federico Pinedo y Emilio Monzó, con la apertura de la sesión a cargo de la vicepresidenta, Gabriela Michetti. Tras un cuarto intermedio, Mauricio Macri arribará al edificio parlamentario a las 10.50, según informaron en Balcarce 50. El discurso empezará en forma puntual a las 11 luego de la firma en los Libros de Honor.

Las palabras del Presidente irán enfocadas en la búsqueda de consensos ante la falta de una mayoría tanto en el Senado como en Diputados. Si bien no se espera el anuncio de importantes proyectos, la Casa Rosada se encargó de instalar dos debates que acapararán la atención legislativa en las próximas semanas: la despenalización del aborto y el cobro de un arancel a los extranjeros que quieran atenderse en los hospitales públicos. Después de un diciembre caliente por la aprobación de la reforma previsional, el oficialismo desistió de avanzar en los cambios laborales e impulsará varios proyectos por separado. Desde el Gobierno confían que tendrán el aval para aprobar las iniciativas logrando consensos con los bloques opositores.

Más allá de destacar los logros de los dos años de gestión, el Presidente destacará algunos los proyectos que impulsarán en el recinto, como la reforma del Código Procesal Penal, la modificación del Ministerio Público Fiscal, y la reforma política. Durante enero se hablaba en los pasillos de la Casa Rosada "de desprenderse del Congreso" ante la caída de la imagen presidencial y el costo político que implicó la sanción de la reforma jubilatoria. La idea sigue siendo la misma en la previa del inicio de las sesiones. La mayoría de los proyectos que quería sacar el Gobierno fueron aprobados el año pasado, sobre todo los económicos.

Durante el discurso que se extenderá 50 minutos, Macri podrá especial atención en el papel que le tocará jugar a la Argentina este año en la presidencia del G-20, y la mirada que implica ese protagonismo para el mundo. La situación económica y los ejes de Gobierno no faltarán ante la presentación ante los legisladores. El combate de la inflación seguirá siendo la prioridad presidencial. Ante ausencia de la ex presidenta Cristina Fernández en el recinto, los cánticos de la oposición podrán el condimento de color al clima parlamentario.

  • Repaso en Olivos

Macri dio ayer las puntadas finales al discurso que brindará hoy ante la Asamblea Legislativa, durante una reunión que mantuvo con sus más estrechos colaboradores en la residencia de Olivos. El mandatario desarrolló una agenda sin actividades públicas y desde las 15 encabezó en Olivos una reunión de coordinación de Gobierno. Del encuentro participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la directora de Discurso, Julieta Herrero, y la secretaria de Relaciones Parlamentarias, Lucía Abboud.