El presidente Mauricio Macri aseguró en Mendoza que en Argentina las licitaciones son ahora "transparentes y sinónimo de esperanza, nunca más de corrupción", al poner en marcha las obras de repavimentación de la avenida Balloffet, en un tramo de la ruta 143, vía de salida de la producción de frutas y granos que se producen en la región.

"Hoy existen licitaciones transparentes que son sinónimo de esperanza, nunca más de corrupción", dijo Macri al encabezar un acto en la localidad de San Rafael, en el que puso en marcha las obras de la ruta que une Mendoza con La Pampa, y luego con el noroeste argentino.

El presidente destacó la necesidad de "agigantar la confianza" y aseguró que la obra "en pocos meses, estará terminada porque ahora las obras empiezan y terminan".

Macri llegó a San Rafael procedente de la localidad patagónica de Villa La Angostura, donde pasa un periodo de descanso junto a su esposa, Juliana Awada, y su hija más pequeña, Antonia.

Antes de participar del acto, Macri sobrevoló los campos incendiados en el sur de la provincia de Mendoza en un helicóptero, acompañado del gobernador Alfredo Cornejo.

En su breve discurso, Macri reiteró el objetivo de reducir el déficit fiscal para dejar de pagar deuda, y remarcó la necesidad de gestionar "con austeridad y responsabilidad" para no generar más compromisos.

El Presidente apeló a una imagen de familia, para hablar del tema, al señalar: "No es de buenos padres dejarles deudas a sus hijos. Por eso todos tenemos que estar comprometidos en reducir lo antes posible el déficit fiscal y transformarlo en superávit".