En cuestión de horas, la convocatoria del Poder Ejecutivo nacional para conseguir el apoyo a los diez puntos propuestos desde el oficialismo se amplió a numerosos dirigentes de la oposición, la totalidad de los gobernadores, los empresarios, la cúpula de la CGT y los representantes de las Iglesias católica y evangélica. Sin embargo, el objetivo de fondo es empujar a la principal opositora, la senadora de Unidad Ciudadana Cristina Fernández, a que se pronuncie sobre los "temas esenciales" que el presidente Mauricio Macri enumera en la misiva de dos carillas que ayer envió a cada referente y sector, pero también para dejar expuestas una vez más las diferencias que existen dentro del peronismo y evitar así que llegue unificado a las próximas elecciones.

El listado original para sellar un acuerdo sólo contenía a los tres socios de Alternativa Federal, Juan Manuel Urtubey, Miguel Angel Pichetto y Sergio Massa, quienes con sus matices y vaivenes siempre mantuvieron un diálogo fluido con la administración central. También incluyeron al ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, que rápidamente rechazó la oferta y elaboró su propio punteo. Lo siguió el ex intendente de Tigre, que buscó despegarse de la Casa Rosada, aún cuando fue el único que recibió el llamado telefónico del jefe de Estado. Lo que en los despachos de Balcarce 50 juran fue un trabajo conjunto del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, devino en una citación al estilo del fallido "Gran Acuerdo Nacional" que plantearon a mediados del año pasado.

“Es necesario que Cristina hable, que diga si va a cumplir con los acreedores”

En la mañana de ayer, sumaron a la ex presidenta y al diputado Daniel Scioli, pero dejaron afuera a los precandidatos presidenciales Felipe Solá y Nicolás del Caño. La convocatoria se extendió también a los 24 gobernadores, al Grupo de los 6 -- UIA, la CAC, ADEBA, la Sociedad Rural, la Bolsa de Comercio y Camarco-, la Asociación Empresaria Argentina ( AEA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa ( CAME), la Mesa de Enlace, las 62 Organizaciones, la CATT y las Iglesias católica y evangélica. Afuera quedaron las dos CTA y los movimientos sociales. A todos ellos, Macri envió una carta en la que expresó que "los argentinos y el mundo quieren tener más claridad y certeza de que hemos podido dejar de discutir algunas cosas que ya no se discuten en la mayor parte de los países". Y aclaró que los diez puntos que figuran en el texto "no son un plan de Gobierno, ni una propuesta electoral, ni un contrato de adhesión".

El mandatario se mostró abierto a "escuchar agregados o aportes" al listado propuesto desde el Gobierno. Fuentes gubernamentales señalaron a BAE Negocios que la idea es que "todos se expresen sobre cada punto" a través de "comunicados, declaraciones verbales o encuentros con funcionarios" del Ejecutivo nacional, pero eso no necesariamente derivará en la firma de un documento conjunto, ni en una foto. Todavía no está muy claro si se llevarán adelante bilaterales con algunos de los dirigentes opositores, ni siquiera si Macri recibiría a la senadora de Unidad Ciudadana en caso de que ella lo requiriera.

"El que quiere proponer la reforma agraria o plantear que está en contra de empresas exitosas como Mercado Libre que lo diga ahora", apuntó un funcionario nacional en alusión a las últimas declaraciones del dirigente social Juan Grabois, aliado de Cristina Fernández.

"Todavía no está muy claro cómo se implementará esta búsqueda de consensos básicos", sostuvieron desde la planta baja de la Casa de Gobierno. "Que cada uno diga de qué lado está. Es necesario que Cristina hable, que diga si va a cumplir con los acreedores para que no siga subiendo el riesgo país", agregaron desde el oficialismo.

Además de retomar la iniciativa política y dejar al descubierto a quienes no apoyen los diez puntos para luego cargarles culpas por no haber ayudado a salir de la crisis económica, el principal desafío no está tanto puesto en recolectar la mayor cantidad de respaldos como en volver a subir al ring a la ex presidenta, en lo posible, antes de la presentación de su libro Sinceramente el próximo jueves.

Ver más productos

La Iglesia recuerda hoy la Inmaculada Concepción de María.

La Iglesia recuerda hoy la Inmaculada Concepción de María

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos