El respaldo presidencial al accionar de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es absoluto. No sólo ayer el mandatario Mauricio Macri revalidó en público el discurso de su funcionaria sobre el desalojo de integrantes de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu en Bariloche a manos de la Prefectura, en el que un joven de 22 años fue asesinado por la espalda, sino que además por la tarde la recibió en la Casa Rosada para hacer un seguimiento pormenorizado del caso.

"Hay grupos minoritarios que intentan llevarnos a una agenda de la violencia", advirtió el Presidente durante una recorrida por una planta de tratamiento de líquidos cloacales en Chaco. Las palabras de Macri llegaron cuatro días después de que el joven Rafael Nahuel fue asesinado durante un desalojo en la zona de Villa Mascardi, del que participó el grupo Albatros de Prefectura. El lunes pasado, Bullrich también habló de "grupos de violentos que violan la ley" y sostuvo que "la versión de la Prefectura Naval Argentina es de carácter de verdad para nosotros", en alusión al relato de los prefectos que sostiene que los integrantes de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu estaban armados.

Por la tarde de ayer, cerca de las 15, Bullrich llegó a la Casa Rosada para reunirse con el mandatario. Uno de los temas sobresalientes del encuentro fue la presencia del grupo mapuche en un predio del Parque Nacional Nahuel Huapi y la causa en la que se investiga la muerte de Nahuel.

Desde Balcarce 50 señalaron que "no existe ningún cuestionamiento al modo en que se manejó Bullrich ni a su discurso; por el contrario". Palabras más, palabras menos, un funcionario nacional con llegada a Macri reiteró algunos de los dichos de la ministra de Seguridad: "Confíamos plenamente en la Prefectura y en sus testimonios sobre que los mapuches estaban armados".

Por el contrario, en el Poder Ejecutivo prefirieron no opinar sobre las declaraciones del obispo de Bariloche, Juan José Chaparro, y el operador turístico Pablo Curlo, que pusieron en duda que los mapuches hayan disparado con armas de fuego.