Se terminó el silencio absoluto de Mauricio Macri sobre la búsqueda del submarino ARA San Juan, luego de que se decidiera dejar de buscar a los 44 tripulantes.

Desde hace días los familiares reclamaban la presencia del Presidente, quien en algún momento analizó la posibilidad de decretar un duelo nacional. "Lo más importante en este momento tan doloroso para los argentinos, especialmente para los familiares de los marinos, es que seamos respetuosos de ese dolor", afirmó el jefe de Estado.

Las declaraciones presidenciales terminaron por romper el silencio que había decidido la Casa Rosada. La ausencia de Macri en cuanto a una comunicación oficial sobre el sumergible generó la reacción de los familiares.

En los últimos días también se inclinó a hablar el ministro de Defensa, Oscar Aguad, aunque con la desafortunada frase sobre que "están todos muertos" los submarinistas. También lo hizo el jefe de la Armada, Marcelo Srur, quien ratificó que la búsqueda continuará, pero que el tiempo transcurrido es "incompatible con la vida humana", en sintonia con las palabras del ministro.

Sin mensaje grabado ni acto especial en homenaje a los tripulantes, el líder de Cambiemos dijo que ahora hay que "respetar los tiempos" porque es un "momento doloroso" para las familias y pidió "a todos que bajen las ansiedades" y que se dé "prioridad a la búsqueda y a respetar los tiempos y el momento de los familiares".

En el parte de ayer, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, señaló que las ocho comunicaciones que realizó el submarino en las horas previas a su desaparición, el 15 de noviembre pasado, "no fueron de emergencia", sino intentos de "enlazar con internet".

Señaló que en la anteúltima comunicación, la de las 7:19 del 15 de noviembre, es la única que la Armada considera como "importante", ya que el personal comunicó que se iba a sumergir a unos 50 metros para "estabilizarse y verificar fallas reportadas", mientras continuaba el rumbo hacia Mar del Plata.