En simultáneo a la llegada de Cristina Kirchner en Tribunales, Mauricio Macri ratificaba su estrategia electoral al mostrarse otra vez con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Tibiamente comienza a mostrar los primeros pasos de campaña camino a la reelección de ambos, luego de que la senadora confirmó su precandidatura a vicepresidente junto al candidato presidencial, Alberto Fernández.

Vidal está poniendo el cuerpo para repuntar la imagen negativa de PRO y recuperar a ese votante enemistado con el Gobierno por la crisis económica. Al menos se programaran dos apariciones públicas juntos cuando siguen las dudas sobre si Macri encabezará la lista de Cambiemos o se apelará al plan V.

En los últimos días se reforzó el discurso de la pasada herencia del kirchnerismo en un nuevo intento del macrismo de polarizar la elección nacional. Ayer lo ensayaron Macri y Vidal.

"Los argentinos volvimos al mundo después de décadas que los dirigentes que dirigían el país nos dijeron que el mundo era un peligro y que teníamos que asilarnos. Nos dimos cuenta que es no estaba funcionando. Esto esta empanzado a funcionar pero lleva tiempo", alertó Macri en su breve discurso.

"El esfuerzo que estamos haciendo empieza a cambiar resignación por esperanza. Este país va a crecer durante muchos años porque, por primera vez, no acudimos a ningún parche, a ningún atajo, a ninguna cosita mágica", lanzó hacia el kirchnerimo.

"No se trata de lindos discursos sino de mostrar hechos concretos. Había poco avance y mucho discurso cuando llegamos", atacó la gobernadora al encabezar la inauguración del taller ferroviario de la ciudad de Mechita, en el municipio de Bragado, una obra puesta en marcha a través de la empresa rusa TMH, con una inversión de 200 millones de dólares. "Es fácil comprar vagones pero no las vías. Este es el camino. Esto pasa en todo el país. No con discursos y carteles sino con hechos", insistió contra a la anterior gestión.

Ni Macri ni Vidal hicieron mención a la situación judicial de la ex presidenta. El ministro de Justicia, Germán Garavano, contestó a los tuits de Cristina que acusó al Gobierno de persecución. "No, no es así, ella está enfrentando un proceso y está en una etapa de defensa. Es un acto de justicia con jueces que, incluso, fueron designados durante su gestión o la de su ex marido", respondió el ministro.