Mauricio Macri brindó ayer una conferencia de prensa en la Casa Rosada con un tono distendido y en un clima festivo dentro del Gobierno después de la Cumbre del G20 con pronósticos de que la economía va a arrancar "lentamente" y promesas de una baja en la inflación. Si bien el Presidente no quiso "hacer pronósticos" sobre la situación de crisis dijo que "estamos en un proceso de estabilidad de la economía". No dio detalles de cómo se logrará pero mencionó mejoras en las exportaciones y en el sector del agro, además de que "pinta bien un buen verano para el turismo".

El jefe de Estado puntualizó en esos ejes como puntos que van a llevar a una mejora en la economía en los próximos meses, aunque no hizo mención a los tiempos. En el Salón Blanco estaba presente el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que llegó más tarde a la conferencia. "No queremos hacer más pronósticos. La economía tuvo un desanclaje de variables macro muy graves. Estamos en un proceso de estabilizar la economía", prometió el mandatario acompañado de un grupo reducido de funcionarios sentados en primera fila que escucharon atentos los 38 minutos de las palabras presidenciales.

Macri no hablaba con la prensa en el Salón Blanco desde el triunfo de las elecciones legislativas de octubre del año pasado. Esta vez tenía otros buenos motivos para celebrar como los convenios acordados con importantes lìderes y la conclusión de un documento consensuado durante la cumbre del G20 que se realizó en Buenos Aires. El Presidente no pudo desconocer la delicada situación económica por la que atraviesa el país: "Los problemas no desaparecieron". Pero se mostró optimista luego del acercamiento que mantuvo durante este fin de semana con grandes potencias y que finalmente lleguen las inversiones tan esperadas desde el inicio de la gestión. "Lo que pasó ya nos afectó y lo que nos queda es seguir trabajando, y eso es el único camino", dijo en referencia al pasado económico. Incluso resaltó que en las 17 bilaterales que mantuvo "dijeron que los argentinos estamos en el camino correcto".

La conferencia de prensa fue convocada con un día de anticipación con el único objetivo de resaltar los logros de la cumbre de líderes mundiales. "Logramos ser una presidencia que concilie y que logre una declaración que avanzó en la línea de cuidar el cambio climático y en formas de profundizar el comercio", destacó el jefe de Estado, quien mencionó que "todos los líderes quieren volver" a la Argentina.

Las promesas de mejoras en la economía las asoció a las nuevas relaciones con el mundo. "Nunca tuvimos la relación que tenemos ahora con el mundo. La autoestima volvió a estar presente en estos días", se mostró entusiasmado al hacer un balance del G20. Sobre el futuro, Macri auguró meses de trabajo para "bajar la inflación" y que "lentamente comience a arrancar la economía" pero "sin hacer pronósticos".

Sobre el Mercosur, el Gobierno adelantó que tendrá reuniones técnicas el 10 de diciembre en las que "esperan avanzar" en un "acuerdo muy demorado", en la que reconoce a Brasil como una traba en el acuerdo con la Unión Europea. "Jair Bolsonaro me ratificó que quiere avanzar pero quedamos en vernos durante el verano", dijo Macri sin precisar si asistirá a la asunción del presidente de Brasil el 1° de enero.

En cuanto a lo político, el líder de Cambiemos evitó hablar de su posible reelección. "Quedan meses, que es una eternidad", sintetizó al evitar ahondar sobre la posibilidad de un segundo mandato. "Todo tiene sentido si logramos generar trabajo", agregó. Los cruces políticos con los aliados parecen haberse quedado enterrados, por lo menos para la Casa Rosada. El Presidente aclaró que "la coalición está sólida" aunque reconoció que "hubo enojos".

Uno de los puntos fue destacar los acuerdos logrados en las bilaterales como la participación rusa en la construcción de trenes hacia Vaca Muerta; las inversiones norteamericanas en autopistas; la compra de cerezas de parte de China; y la explotación de litio y la construcción de una central hidroeléctrica en Neuquén de los alemanes. "Nos estamos integrando al mundo. Las cosas requieren un tiempo. Hay que tener constancia, herencia y paciencia", destacó Macri al mencionar las cinco veces que se encontró con el presidente chino, Xi Jinping, en los tres años de gestión.

El tema del fútbol fue incluido en las ocho preguntas al Presidente. Volvió a considerar "inaceptable" la actitud de los violentos en las canchas y destacó el proyecto de ley contra las barras que será tratado en las extraordinarias del Congreso. Dijo que los hechos de violencia de los últimos meses en las calles "no fueron espontáneos" sino que fueron "organizados".

Textuales

Perspectiva

“No queremos hacer más pronósticos. La economía tuvo un desanclaje de variables macro muy graves. Estamos en un proceso de estabilizar la economía”

Reelección

“Seis meses es una eternidad. Creo que tenemos que esperar meses de trabajo. Ese trabajo nos va a llevar a bajar la inflación y a que lentamente la economía vuelva a arrancar”

Malvinas

“Los reclamos históricos permanecen, nadie renuncia a ellos. Seguiremos poniendo el tema sobre la mesa”

Cambiemos

“La coalición está sólida, trabajando como corresponde. Somos seres humanos, puede haber enojos, pero siento que hay mucha responsabilidad”

Violencia en el fútbol

“Cabe una profunda reflexión, por qué nos permitimos creer que un partido es distinto a la vida diaria, por qué toleramos violencia con la que no estamos de acuerdo”

Inflación

“Creo que tenemos que esperar meses de trabajo que nos va a llevar a bajar la inflación y a que lentamente la economía vuelva a arrancar”