En medio del paro nacional convocado por Ctera, el presidente Mauricio Macri inauguró ayer el ciclo lectivo desde Corrientes y volvió a advertir sobre los "graves problemas" de la calidad educativa, aunque valoró la tarea de los docentes como un gesto de acercamiento.

En la Escuela Primaria 984, ubicada en la ciudad de Bella Vista, Macri advirtió que hay "un enorme desafío" en mejorar la educación pública y ratificó su reclamo para que se den a conocer los resultados por escuela de las evaluaciones a estudiantes. "Estamos con problemas graves porque la calidad de la educación no es la que todos soñábamos y necesitamos. Y si esa calidad no es la que necesitamos, los chicos no van a tener las herramientas para enfrentar las demandas y los desafíos del trabajo del siglo XXI, donde todos queremos que ellos tengan inserción, que también puedan ser protagonistas", afirmó el mandatario, en un discurso en el que evitó hacer mención al reclamo salarial de los docentes.

Macri | “Nada sería posible sin los docentes, si no pusiesen el amor que ponen”

En tono conciliador, el Presidente dijo que "nada sería posible sin los docentes, si no pusiesen el amor que ponen, la generosidad, la cercanía y el cuidado" hacia los alumnos, "soñando siempre con lo mismo: que cada uno de los chicos desarrollen todo su potencial para que encuentran todas sus capacidades y el día de mañana puedan elegir libremente".

"La solución no es, como ha sido durante muchos años, esconder esos resultados, no le tenemos que tener miedo a la verdad. Si enfrentamos el problema y lo ponemos sobre la mesa lo vamos a tener que ir resolviendo. A lo que sí le tenemos que tener miedo es a la mentira, el ocultamiento. Porque eso pone en riesgo lo que estaba sucediendo, que es que muchos chicos no terminen el colegio", insistió.

Alcance

El paro docente de 48 horas se inició ayer en 17 provincias, donde la medida resultó "contundente", según los principales gremios de los maestros, y dispar, de acuerdo a autoridades de los gobiernos provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires.

La administración de María Eugenia Vidal aseguró que más de la mitad de los docentes de centros educativos públicos asistió a las aulas. Sin embargo, los gremios de ese distrito informaron que la adhesión a la primera jornada del paro alcanzó el 85 por ciento en las casi 16 mil escuelas de la provincia.

Un relevamiento oficial realizado "escuela por escuela" determinó que el 70 por ciento del sistema educativo funcionó con normalidad en todos sus niveles: el cese de tareas se cumplió en el 47 por ciento de los colegios estatales y en el 2,8 por ciento de los privados.

En la Ciudad se replicó el contrapunto entre los sindicatos y las autoridades. Fuentes del gobierno porteño dijeron que hubo un 36 por ciento de acatamiento a la medida de fuerza y que de 876 escuelas sólo 14 estuvieron cerradas. Por el contrario, el secretario de prensa de Ctera, Guillermo Parodi, dijo a la prensa que el 90 por ciento de los docentes no dio clases hoy en la Ciudad.