"Fue una batalla campal, no sé cómo la zafamos", planteaban ayer los agentes de la Policía de la Ciudad en sus foros internos de comunicación, en los que además, dejaban entrever su malestar por la estrategia de pasividad dispuesta para el operativo, inclusive en momentos en los que militantes de izquierda y anarquistas embestían con ferocidad contra los uniformados.

Los efectivos también cuestionaron a las autoridades porteñas por haber resuelto que los efectivos que entraron en acción únicamente estén provistos de un escudo y un bastón: "Usaron el protocolo kirchnerista, para que castiguen a los policías y que nadie les diga nada. Mandaron a todos los policías al muere", se quejaban los uniformados.

Esta situación generó que en foros internos policiales resurja el debate sobre una eventual sindicalización de los agentes.

El Ministerio de Seguridad local, que conduce Martín Ocampo, informó que 88 policías en total resultaron heridos en medio de los incidentes en la Plaza del Congreso y sus inmediaciones, y fueron atendidos con diversos diagnósticos. Los agentes lastimados pertenecen a la División de Operación Urbanas, al Grupo de Acción Motorizadas, a Investigaciones y personal de comisaria. Solo dos oficiales permanecían ayer internados, los demás fueron dados de alta.