Organismos de derechos humanos pidieron a la justicia federal ser informados sobre los motivos por los que el genocida Miguel Etchecolatz fue trasladado de su casa del Bosque Peralta Ramos en Mar de Plata, donde cumple prisión domiciliaria, a una clínica privada. "Con esta acción queda demostrado una vez más que los arrestos domiciliarios sirven para beneficiar a estos genocidas", dijo a Télam la abogada Guadalupe Godoy, que representa a víctimas de una causa en la que está siendo juzgado Etchecolatz, ya condenado a varias prisiones perpetuas en juicios anteriores de lesa humanidad.

El represor fue visto el sábado pasado fuera de su casa, en la puerta de la marplatense Clínica Colón. Fuentes judiciales consultadas por Télam dijeron que la salida de Etchecolatz se debió a una urgencia médica y que estuvo acompañado por custodios de Prefectura Naval el sábado por la noche, luego de que su esposa y garante del arresto intentara sin éxito comunicarse con los distintos juzgados que lo mantienen detenido.