Miles de integrantes de organizaciones sociales, políticas y sindicales se manifestaron ayer contra las reformas del Gobierno con un acto sobre la avenida 9 de Julio y luego trasladaron la protesta a las puertas del Congreso, donde hubo incidentes y represión en un enfrentamiento con efectivos de Gendarmería.

Los manifestantes, entre los que se encontraban diputados de espacios opositores, intentaron llegar a las inmediaciones del Parlamento, pero efectivos de Gendarmería les impidieron el paso en medio de forcejeos, golpes y agua proveniente de un camión hidrante.

El diputado del Movimiento Evita Leonardo Grosso recibió una mordida de un perro de la fuerza en el torso, mientras que la legisladora de Libres del Sur Victoria Donda denunció que la golpearon.

La jornada comenzó con el corte de la avenida 9 de Julio pasadas las 14, cuando comenzaron a arribar al centro porteño las columnas de militantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de Barrios de Pie, entre otros.

Los diputados Grosso y Donda, entre otros, fueron reprimidos por la fuerza de seguridad

El escenario se colocó en la intersección de 9 de Julio y Avenida de Mayo, donde hablaron los dirigentes de las organizaciones y anunciaron la realización de una vigilia en el Congreso, donde hoy se realizará una sesión especial para tratar la reforma previsional que impulsa el Gobierno.

Tras el acto, una parte de los manifestantes desconcentraron y otro grupo se movilizó hasta el Parlamento, donde se produjeron los incidentes.

Antes de formar un cordón con escudos sobre Rivadavia, a pocos metros de avenida Callao, los gendarmes forcejearon y empujaron a diputados, entre los que se encontraban Grosso, Donda, Mayra Mendoza y Horacio Pietragalla (FpV).

"Me tiraron los perros y me dieron patadas", denunció Donda en declaraciones a la prensa tras el episodio, que también incluyó a los camiones hidrantes.