Durante todo el 2017 más de 3.500 internos de once cárceles de la provincia de Buenos Aires asistieron a las proyecciones del Cine Móvil, que constituye una actividad tratamental, resocializadora y recreativa, informó el Servicio Penitenciario bonaerense.

Desde el 3 de enero y hasta el 29 de diciembre se sucedieron las 119 emisiones en las que hubo siempre entre 6 y 72 asistentes, y donde se proyectaron películas de los más diversos géneros, para incentivar la reflexión y el debate entre los presentes.

Estas proyecciones se dieron en el marco de la coordinación entre el Programa Integral de Asistencia y Tratamiento para Jóvenes Adultos (Piatja) y el Programa de Cine Ambulante del Servicio Penitenciario Bonaerense, que trabajan mancomunadamente por la reinserción de los detenidos mediante acciones vinculadas a la educación y cultura.

Las Unidades a las que llegó el Cine Móvil están ubicadas en Lisandro Olmos, La Plata, Florencio Varela, Joaquín Gorina y Melchor Romero. Algunas de las películas exhibidas fueron Agente contrainteligente, El Dictador, El Rey Arturo, entre otras.