Los sindicatos docentes destacaron que el paro nacional que cumplieron en la víspera tuvo una adhesión cercana al 90%, mientras que los gobiernos de algunas provincias no descartaron la posibilidad de descontar el día no trabajado por la huelga. La cartera educativa nacional se abstuvo de dimensionar el paro pero consideró excesiva la estimación sindical. Durante el acto que se realizó frente al Congreso tras la marcha de los sindicatos docentes, los organizadores dijeron que "el paro a nivel nacional fue contundente".

A los ejes paritarios de la protesta se sumó el hecho policial donde una maestra de Moreno, Corina De Bonis, fue torturada y secuestrada. La dirigencia sindical exigió respuestas concretas del Gobierno, más allá de las expresiones del ejecutivo bonaerense, donde a través de las redes sociales la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad Cristian Ritondo se solidarizaron con la trabajadora y comprometieron su labor para esclarecer el hecho.

A la hora de las repercusiones por la jornada de lucha resultó llamativo que el Ministerio de Educación Nacional le informó a la agencia NA que no contaban con cifras de adhesión "ya que no habían realizado relevamientos sobre el nivel de cumplimiento de la medida de fuerza en las distintas provincias", contraste con otras huelgas de ese sector donde la adhesión había sido mensurada casi en un "minuto a minuto" y transmitida a los medios. Sin perjuicio de lo descripto intentaron minimizar el impacto de la medida de fuerza al considerar que "todos los sindicatos proclamaron un 90%" de adhesión a la huelga.

Consignaron además que es casi seguro que habrá descuento por el día no trabajado a los profesores, maestros y auxiliares. La titular de Ctera, Sonia Alesso, sintetizó que a todos los reclamos que vienen realizando los sindicatos del sector prevalece el concepto para reclamarle "al gobierno de Mauricio Macri que brinde el presupuesto necesario para la educación".

Los gremios coincidieron en una masiva marcha al Congreso con la condena al secuestro y tortura de una maestra en Moreno, entre los cánticos que entonaban las columnas resaltó uno: "No tenemos miedo", como también el recuerdo para los dos docentes que fallecieron tras una explosión en esa misma zona del Gran Buenos Aires.