Tras la ruptura de Cambiemos en Córdoba, el precandidato radical Mario Negri presentará hoy la alianza Córdoba Cambia, integrada por el Frente Cívico, PRO y algunos partidos vecinalistas, para pelear la gobernación de ese distrito en los próximos comicios del 12 de mayo; mientras que el intendente de la capital cordobesa y titular de la UCR provincial, Ramón Mestre, competirá con la histórica Lista 3.

Con el apoyo de la Casa Rosada, el jefe del interbloque de diputados nacionales del oficialismo buscó emular a la coalición gobernante a nivel nacional en territorio cordobés. La misma alianza, pero sin el radicalismo que conduce Mestre, quien en las últimas horas cuestionó en público la intromisión del Poder Ejecutivo nacional para impedir las internas. " Córdoba construyó su identidad defendiendo nuestras decisiones, no siendo sumisos ni aceptando el dedo de Buenos Aires", apuntó el dirigente radical en su cuenta de Twitter horas después de que el lunes pasado desde la Mesa Nacional dispusieran la presentación de dos fórmulas separadas, en caso de no llegar a un consenso.

A esa altura, el acuerdo no sólo no era posible, sino que el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, se encargó por todos los medios de que Mestre bajara su candidatura y ante su resistencia, el fin de semana último, acordó con el titular de la UCR, Alfredo Cornejo; el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, desarmar a Cambiemos en Córdoba para garantizar que Negri sea el candidato, a la vez que aislar al jefe municipal, aún cuando es quien cuenta con la estructura política necesaria para disputar las elecciones.

En Balcarce 50 admiten que las chances de revertir las divergencias internas en el distrito en el que el presidente Mauricio Macri obtuvo el 70% de los votos en el balotaje eran casi nulas, pero destacan que el mandatario tiene una "relación excepcional" con el actual gobernador peronista, Juan Schiaretti, que busca ser reelecto. "En el fondo, Mauricio sabe que si los radicales consiguen ganar en algunos distritos van a querer tener una mayor injerencia en el armado de listas y en la toma de decisiones, así que mejor como venimos", explicó a este diario un funcionario nacional.

Mientras Negri presentará Córdoba Cambia antes de la medianoche de hoy, fecha límite para hacer la inscripción de cualquier nuevo frente ante la Justicia Electoral, Mestre resolvió competir con la lista 3, según confirmaron fuentes cercanas al intendente.

Desde el gobierno de la capital cordobesa se mostraron confiados en que Mestre "hará una muy buena elección" y ratificaron la candidatura a intendente del dirigente radical Rodrigo De Loredo. Si bien en su fuero íntimo el titular de la UCR provincial sabe que será difícil ganarle a Schiaretti, confía en retener la intendencia, aunque con la disolución de Cambiemos ese objetivo parece cada vez más lejano.

Puertas afuera de la provincia, se empezaron a sentir los primeros coletazos de la fractura. Los cuatro diputados que responden a Mestre dejarán de integrar el bloque del oficialismo, pero eso podría no terminar ahí. Ayer, el presidente del interbloque de Cambiemos en el Senado, Luis Naidenoff, advirtió que se "pone en riesgo la posibilidad del triunfo en Córdoba (durante las próximas elecciones nacionales) y lógicamente que puede tener consecuencias en el andamiaje institucional".